Navigation – Plan du site
Compte-rendus
Sciences sociales

Arturo Escobar, Sentipensar con la tierra : Nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y diferencia

Medellín, UNAULA, 2014
Karen López
Référence(s) :

Arturo Escobar, Sentipensar con la tierra : Nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y diferencia, Medellín, UNAULA, 2014.

Entrées d’index

Géographique :

Colombia, Colombie
Haut de page

Texte intégral

1En esta obra el antropólogo colombiano Arturo Escobar desarrolla las grandes líneas de su propuesta teórica sobre las ontologías relacionales. Este trabajo, realizado con otros investigadores como los antropólogos Marisol de la Cadena y Mario Blaser, se perfila como una nueva manera de analizar, comprender y sentir la vida. Aquí resalto el término de vida y no de sociedad quizás queriendo con ello poner de relieve lo que Escobar nos quiere decir : ya no se trata de comprender y hacer el mundo desde las premisas del modelo moderno. Esta nueva mirada busca incluir los humanos y los no-humanos así como la multiplicidad de mundos que nos conducen a reconocer la existencia de pluriversos.

  • 1 Restrepo, Gabriel. « Seguir los pasos de Orlando Fals Borda : religión, música, mundos de la vida y (...)

2Empecemos por el título mismo del libro : « sentipensar ». El autor retoma este concepto propuesto por el sociólogo Orlando Fals Borda para subrayar que la razón y la ciencia no son exclusivas en la construcción de los mundos ni en la interpretación de los mismos ya que ello se hace también desde los sentidos, desde « el corazón ». Lo interesante de la historia de este concepto es que Fals Borda la escuchó de un campesino de la costa caribe colombiana. El sociólogo Gabriel Restrepo afirma que el « sentipensamiento » es « una síntesis afortunada, porque condensa muy bien nuestro carácter estético primordial, dado que el sentimiento es de tal orden : antepuesto a todo ejercicio de pensar, sea cognitivo, ético, político o científico»1. Escobar hace alusión a este concepto para resaltar la importancia de la subjetividad en la construcción de los mundos. Sin embargo, en su libro no ahonda sobre las implicaciones del vasto verbo « sentir », el cual no solo hace referencia a los sentimientos como lo indica Restrepo, sino también a las emociones, a las intuiciones. Nos preguntamos entonces ¿cuál es el rol que juegan las múltiples dimensiones del verbo sentir en dicha construcción ? Pero antes de avanzar en otros aspectos de la propuesta de Escobar queremos resaltar que el « sentipensamiento » tiene una virtud particular : es un concepto que viene desde abajo, desde la comunidad, es un pensamiento subalterno el cual lo encontramos también en la narraciones de diversos mundos no modernos como los pueblos indígenas o afro-descendientes. El sentipensar se hace desde la tierra. A lo largo de su obra Arturo Escobar explica que el territorio constituye un eje fundamental en la constitución de los mundos. Los movimientos sociales -particularmente de indígenas y afro-desciendientes- se posicionan desde el territorio para reclamar sus derechos. El concepto de territorio comprende no solo la tierra y sus ecosistemas sino también los procesos de territorializacion que generan identidades y apropiaciones. A partir de grupos como el proceso de las comunidades negras en Colombia -PCN-, Escobar pone en evidencia que el territorio se concibe como « proyecto de vida » en el cual se conjuga el proyecto sociopolítico, la autonomía y la perspectiva de futuro.

3Dividido en tres capítulos, el libro de Escobar presenta tres grandes ejes de su pensamiento. En el primero realiza un breve recuento de la noción de desarrollo, clave en la comprensión del desarrollo de la ontología como campo de estudio. En esta parte Escobar señala las crisis del modelo moderno y las nuevas propuestas que emergen para superar el actual desarrollo ; como ejemplo de ello tenemos las propuestas del « Buen Vivir », los « Derechos de la Naturaleza », las « transiciones al postextractivismo », las prácticas de « comunidad, relacionalidad y pluriverso ». Según Escobar estas tendencias ponen en tela de juicio el modelo de desarrollo occidental y se apoyan en los saberes de las comunidades. Estas propuestas constituyen fuentes que alimentan el concepto de ontologías de Escobar.

4En el segundo capítulo de su libro Escobar desarrolla su teoría. Allí explica en detalle la significaciones de los conceptos que propone como el de ontología el cual ha sido desarrollado por Mario Blaser. Según Blaser, la ontología consta de tres niveles :

« a) se refiere a las premisas que los distintos grupos sociales constituyen para establecer sus relación con el mundo existente.

b) las ontologías enactúan, es decir se traducen en prácticas concretas.

c) las ontologías se narran, « se manifiestan en historias » (p. 95).

5No existe una sola ontología sino ontologías que se diferencian. Así, el modelo moderno se caracteriza como una « ontología dual » basada en premisas que separan lo grupos sociales. La enacción de términos como « economía , cuerpo, mente, individuo, cultura, naturaleza » se traducen en prácticas de separación que terminan por provocar las crisis ecológicas o sociopolíticas. Las ontologías de otros mundos como la de los indígenas o la de los pueblos afro-descendientes se caracterizan por ser relacionales. Desde esta mirada el humano no está separado de lo no humano, ni la cultura de la naturaleza ni la mente del cuerpo. Esta perspectiva no trata de observar ni de analizar un objeto, una persona o una situación aislada de su contexto ya que ellos no existen en sí mismo. Escobar retoma esta definición del budismo : « nada pre-existe a las relaciones que la constituye , nada existe en sí, todo inter existe ». A partir del análisis de una foto en el cual se observa un hombre y una niña remando un potrillo -canoa-, el autor ilustra la ontología relacional. En este ejemplo, el padre transmite a su nieta la manera de navegar el potrillo. Este acto es interpretado desde el modelo moderno como una transmisión puntual. Escobar nos dice que desde la ontología relacional la interpretación es otra : el abuelo transmite también el mundo no humano que ha participado en este saber ; la construcción del potrillo implica la existencia del manglar que se encuentra en un ecosistema específico en coexistencia con otros microorganismos. En la ontología relacional la niña no olvidará la importancia de lo no humano para su propia existencia. En la ontología dual de lo moderno el potrillo tiene una funcionalidad y está al servicio del hombre que ni siquiera piensa en la manera en ni en los elementos que se necesitaron para construir la canoa. Para Escobar, « Vista de esta manera, no hay « padre », ni « hija », ni « potrillo, ni « manglar » como seres discretos auto contenidos, que existen en sí mismos o por su propia voluntad ; sino, un mundo entero que se enactúa minuto a minuto, día a día, a través de una infinidad de prácticas que vinculan una multiplicidad de humanos y no-humanos ». (p. 100)

6Para mostrar la coherencia de su propuesta, el autor confronta su modelo teórico con el modelo moderno y ratifica en este ejercicio que éste último se erige como un modelo único validado por la razón. La ciencia legitima la ontología dual de la modernidad y es a partir de allí que se analizan y comprenden las otras culturas del mundo. Y aquí Escobar explica por qué el concepto de cultura no se equipara al concepto de ontología. Para este investigador el modelo moderno reduce los distintos mundos que existen a una interpretación cultural validado por la ciencia. Para él, la antropología se vuelve « cómplice » del modelo occidental al posicionarse como una ciencia que analiza y compara los mundos desde una razón validada por occidente. La antropología aporta los elementos que continúan a reducir los otros mundos como cultura. Desde la óptica de Escobar una mirada ontológica en cambio observa los mundos de igual a igual. Ahora bien, ¿cómo se constituyen los mundos ? ¿Cómo se establecen los modelos ontológicos ? Para abordar el análisis de la construcción de los mundos, Escobar propone un nuevo campo de estudios : la « ontología política », la cual entendemos como el estudio de las relaciones de poder : negociaciones, conflictos, discursos, en fin procesos que estructuran los mundos. Este campo estudia las luchas y conflictos que se establecen tanto al interior de un mundo específico -luchas entre grupos- como entre los diferentes mundos. Pero así como existe el estudio de la ontología política también resulta importante la dimensión política ontológica :

« ...queremos resaltar tanto la dimensión política de la ontología como la dimensión ontológica de la política. Por un lado, toda ontología o visión de mundo crea una forma particular de ver y hacer la política [...] ; por el otro, muchos conflictos políticos nos refieren a premisas ontológicas, ya sean intra-mundos o inter-mundos. » (p. 98)

7Desde la ontología política Escobar precisa que el mundo moderno contiene cuatro premisas fundamentales : la existencia del individualismo, la economía, lo real y la ciencia. En este modelo el individuo separado de la comunidad constituye la unidad natural de la existencia ; en los mundos ontológicos relacionales dicha unidad es lo colectivo. La economía se convierte en la razón de ser de lo moderno y lo real pre-existe y se refunda en la ciencia la cual es el gran pilar del saber. En la ontología moderna es el « logocentrismo » que impera. En las ontologías relacionales no existe la separación : el humano se relaciona con lo no humano (naturaleza, seres sobrenaturales, el más allá, esas otras entidades presentes y poderosas que han sido suprimidas por el modelo moderno) y configuran la existencia de los mundos. En la ontología dual solo existe un mundo, universo ; en la ontología relacional existen mundos, pluriversos. Escobar retoma el concepto de pluriverso del movimiento zapatista el cual afirma que « hay que crear un mundo en donde quepan muchos mundos ».

8En el tercer capítulo de su obra, el autor habla de las transiciones, las cuales se conciben como un espacio « hacia un mundo en el que quepan muchos mundos : un pluriverso » (p. 138). El autor destaca tres dimensiones significativas en este proyecto :

a) los estudios pluriversales (contiene los estudios y prácticas sobre las ontologías políticas ; busca construir nuevos espacios en las universidades latinoamericanas para analizar las tendencias de las teorías social y abrir paso a las ontologías).

b) los estudios de transición (narrativas y movimientos de transición tanto en el mundo « Norte global » como en el « Sur global ». En el Norte global algunas narrativas de transición son la relocalización, los diálogos interreligiosos, el concepto de antropoceno, entre otros. En el Sur global algunos ejemplos de narrativas son las propuestas sobre el Buen Vivir, los Derechos de la Naturaleza, el postextractivismo ; se incluye de manera particular considerar estudios de caso en la región del pacífico colombiano, región en la cual Escobar ha desarrollado un largo trabajo de campo).

c) diseño y comunicaciones (diseño ontológico y para transiciones ; crear las condiciones que permitan la participación en el pluriverso ; el diseño ontológico busca la difusión de la relacionalidad desde ciertos discursos de transición como las que se han señalado).

9Las transiciones son entonces estadios entre el modelo moderno y las ontologías relacionales que permitirán superar las visiones modernas. Abandonar estos paradigmas no es nada fácil y Escobar y su grupo de investigadores lo saben. De allí la idea de hacerlo como una transición.

10Por último queremos comentar que al final de la lectura de esta obra podemos constatar que el autor del libro se encuentra en el cruce de una antropología subalterna y comprometida. Y en este sentido nos preguntamos ¿en qué medida el investigador se compromete con los movimientos sociales ? Lo que nos queda claro es que la obra del antropólogo Escobar es una obra política que cuestiona las bases del saber actual y abre las puertas de una nueva episteme a partir de otros mundos, de otro pensamiento : el sentipensar.

Haut de page

Notes

1 Restrepo, Gabriel. « Seguir los pasos de Orlando Fals Borda : religión, música, mundos de la vida y carnaval », Investigación & Desarrollo, vol. 24, núm. 2, 2016, pp. 199-239 (p 212). http://www.redalyc.org/pdf/268/26850086001.pdf Consultado el 7 de junio de 2017.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Karen López, « Arturo Escobar, Sentipensar con la tierra : Nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y diferencia  », Amerika [En ligne], 16 | 2017, mis en ligne le 12 juin 2017, consulté le 23 septembre 2017. URL : http://amerika.revues.org/7918

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org