Skip to navigation – Site map
Comptes-rendus
Littérature

Pablo Yoiris, Resnik

Medellín, Alcadía de Medellín- Planeta Colombiana, 2015
Wilealdo José García Charria
Bibliographical reference

Pablo Yoiris, Resnik, Medellín, Alcaldía de Medellín- Planeta Colombiana, 2015.

Index terms

Geographical index :

Colombia, Medellín
Top of page

Full text

  • 1 Las nociones de “esclusa” y “deseo infinito” de Jean Duvignaud, “crisis” y “normalidad” de Emile Du (...)

1Javier Resnik, un ciudadano normal no tan normal, es el personaje central de la novela de Pablo Yoiris, ganadora del último Premio Medellín Negro de Novela de Crímenes. El propósito de Resnik es reflexionar sobre la criminalidad oculta bajo una democracia desgastada. Jean Duvignaud (1990), que va un paso más allá de las nociones de “crisis” y “normalidad” de Emile Durkheim, propone la de “esclusa”1. Según ésta, el concepto de anomia designa “las manifestaciones ‘inclasificables’ que acompañan el difícil tránsito de un género de sociedad que se degrada a otro que la sucede en un mismo período y que aún no ha cobrado forma” (13). Es bajo esta perspectiva que se puede afirmar que en la novela Resnik de Pablo Yoiris (2015) se verifica el proceso de instauración de un nuevo orden político y social en una sociedad anómica. Para fundamentar esta tesis se hace un análisis de causa efecto.

2Para intentar instaurar un nuevo orden político y social en sustitución del establecido es necesario la existencia de un movimiento opositor. Para este propósito, en Tierra Nueva existe el Movimiento Mayéutico Humanista (MMH), un nombre “para despistar” que designa la “primera fase de una suerte de experimento político” (47), con raíces en el anarquismo y el gnosticismo. En palabras de su creador, el MMH

Es una organización, llamémosle, social. Algunos le dirán secta. Otros, movimiento, aunque esa última palabra haya sido demonizada de manera tan injusta en los últimos años. Agrupación, partido, es lo de menos, lo cierto es que mucha gente trabaja conmigo y todo o casi todo lo hacemos en forma clandestina. Estamos en la clandestinidad porque nuestros esfuerzos apuntan a mejorar la sociedad y entendemos que para esto es indispensable desarticular las actuales… (137).

3Su creador es un antiguo anarquista, descendiente de judíos y poseedor de un poder singular que lo hace prácticamente inmortal. Con este movimiento busca deponer el orden político y social establecido por la fuerza imperante que en la novela se designa con el nombre genérico de Partido, degradado por los vicios del poder en una democracia desgastada e inoperante. “Detentan el poder desde hace cuarenta años, aunque su estructura, desde hace quince, adoptó la forma de una logia, el último palier al que puede llegar cualquier ismo en su inevitable degradación” (48). Para ello, Andrés Bórom, su creador, no duda en echar mano de todos los elementos necesarios para garantizar la meta : las enseñanzas gnósticas, los fenómenos paranomarles, las leyes del azar.

  • 2 Samael Aun Weor era el nombre gnóstico de Víctor Manuel Gómez Rodríguez (1917-1977), un colombiano (...)

Para que algo salga bien, nada mejor que emular a los expertos, a los que saben, piensa, y en este punto es que la teoría del Abad [Samael Aun Weor2] lo tiene cautivado, porque es el primer estudioso del ocultismo que trata con seriedad el papel del azar en los fenómenos denominados paranormales (75).

4Y es que para reemplazar un orden establecido, que se tambalea, el que se instaure debe dotarse con reglas propias ; un lenguaje remozado, constituido por palabras grávidas ; y con métodos de acción distintos : no ya el miedo ni el caos. El MMH “se apoya en dos líneas de acción que son desarrolladas con simultaneidad : la educación humanista y la puesta en ridículo de los dirigentes políticos del Partido” (47).

5La meta de instaurar un nuevo orden en una sociedad anómica, desgastada en sus cimientos, y funcional por la sola inercia de su poder, requiere el uso de instrumentos innovadores y eficaces. El MMH emplea básicamente tres. A los ya mencionados como líneas de acción se añade el de la ficcionalización de la realidad. La experiencia le permite a Bórom llegar a la conclusión de que “la mejor manera de acabar con el orden establecido es sembrando el ridículo ; que es más eficaz, incluso, que tratar de operar a través del miedo y el caos” (48). Y que es lo más “constructivo para destruir el factor inhumano de la política” (48). De esto se ocupan las damas del MMH, que “actúan como catalizadores de toda esa deslealtad acumulada en los corazones del Partido” (77). Además de las damas, cuyo fin “es lograr el escándalo, la foto sorpresiva, la extorsión” (48), en el tablero del juego de ajedrez propuesto por Bórom también hay peones y alfiles. “Los peones de su juego son los docentes”, que se encargan de la otra línea de acción del MMH, la educación, la educación humanista. Para Bórom en la esencia de todo ser humano anida el afán de cambio hacia el bien.

Tiene en cuenta que el sistema educativo es la principal herramienta, la que puede llegar a hacer posible este cambio, y cree en el humanismo como doctrina óptima para transmitir valores que son indispensables para afrontarlo (73).

6Algo que puede lograrse con contenidos pedagógicos adecuados. Los alfiles son los escritores, que “llevan la tarea de ficcionalizar la realidad que todos conocen y consumen a diario” (77), una ficción en la que la misión humanitaria siempre triunfa. Bórom sabe que en la modernidad, regida por la palabra escrita, todo “[l]o escrito es cierto” (77).

No le resulta descabellado que el régimen se tambalee sobre su ranciedumbre merced a un conjunto de obras literarias que operen a la manera de una profecía autocumplidora. Lo que leemos, piensa, lo que pasó dentro de lo que leemos, puede llegar a pasar en la realidad, ser tan real como el acto de haberlo leído (77).

7Y concluye con una frase lapidaria : “no hay nada que resista el menor análisis tan mal como un Gobierno herido de literatura” (183). En ninguno de los instrumentos utilizado por el MMH para alcanzar la instauración de un nuevo orden hay violencia ni muerte. Y es aquí donde mejor se percibe la diferencia con el orden imperante. “Escándalo, puesta en ridículo, ficcionalización, boicot, nada de esto ha implicado hasta el momento la utilización de una bala” (78).

8Finalmente, para que triunfe, para que un nuevo orden reemplace al existente, requiere de un héroe, un líder. El elegido. En la novela de Yoiris, el héroe está claramente definido, es quien da nombre a la novela y es el personaje en torno al cual gira el argumento de la misma. Javier Resnik es hijo de un compañero de Bórom, es judío como él mismo y poseedor como él del poder. En la novela, guiado, sin saberlo, por Bórom, que le muestra el camino, Resnik, como cualquier héroe de toda cultura, religión o forma de gobierno establecida en la historia, pasa a través de los ciclos que Joseph Campbell (1997) resume en la triada : Separación, Iniciación, Retorno. Una triada común a cualquier héroe épico y también, como bien sabe Bórom, a cualquier superhéroe de la cultura de masas, que no es más, a fin de cuentas, que una hipertrofia del héroe dada por sus superpoderes. Cuando lo ve por primera vez, Bórom no puede menos que pensar que “[e]staba viendo a un Cristo majestuoso. Al Mesías. Al Elegido (124)”. Y ante la incredulidad del mismo Resnik, insiste en su valía para el proceso :

¡ Si supiera lo importante que es usted en todo esto ! Yo se lo diré sin dar más vueltas, creo que usted será la persona capaz de darle el golpe de muerte al Partido. Quizá nunca lo imaginó pero será usted, Resnik, y nadie sabe cuándo ni cómo lo hará. Ni usted mismo (155).

9Lo único que falta es que Resnik se decida a dar el salto al otro lado de la realidad, “a percibir de otra forma la realidad” (156), esa realidad que siempre está ahí y de la cual somos víctimas. Y se convierta en el héroe del nuevo orden que se establecerá finalmente.

10En su novela Resnik, Pablo Yoiris guía al lector en el proceso de instauración de un nuevo orden político y social en una sociedad cuyo orden se tambalea por la anomia. Para ello propone tres elementos que definen ese proceso. Un movimiento de tipo humanista que desde la clandestinidad busca, por un lado, la transformación de una sociedad anestesiada por el poder operante y, por el otro, desarticular sus mecanismos. Ello requiere instrumentos novedosos y eficaces. Los instrumentos empleados por el movimiento son innovadores, una cualidad de la eficacia : educación humanista, puesta en ridículo de los dirigentes políticos y ficcionalización de la realidad. Por último, como todo movimiento que pretenda instaurar un nuevo orden que reemplace al establecido, desgastado y tambaleante, se propone un héroe. Un ungido que dé, mediante su sacrificio, la estocada de muerte al orden imperante y deje al nuevo el camino expedito.

Top of page

Notes

1 Las nociones de “esclusa” y “deseo infinito” de Jean Duvignaud, “crisis” y “normalidad” de Emile Durkheim, entre otras, sirven de base teórica al profesor Gustavo Forero Quintero (2012, 2011) para el análisis de novelas que como Resnik presentan las características de anomia.

2 Samael Aun Weor era el nombre gnóstico de Víctor Manuel Gómez Rodríguez (1917-1977), un colombiano conocido por sus ideas gnósticas y por escribir libros de esoterismo y teosofía, fundador de una escuela neognóstica que alcanzó notoriedad en América Latina a mediados del siglo XX.

Top of page

References

Electronic reference

Wilealdo José García Charria, « Pablo Yoiris, Resnik », Amerika [Online], 15 | 2016, Online since 12 December 2016, connection on 23 October 2017. URL : http://amerika.revues.org/7539

Top of page

About the author

Wilealdo José García Charria

Universidad de Antioquia

Top of page

Copyright

© Tous droits réservés

Top of page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org