Navigation – Plan du site
Thématique
L'imaginaire de la mort dans les arts visuels

La muerte viva en la obra de Benjamín Mendoza y Amor

Nanda Leonardini Herane et Sofia Pachas Maceda

Résumés

El presente ensayo analiza la singular obra plástica del artista latinoamericano Benjamín Mendoza y Amor quien, dentro de su producción, tiene un grupo de esqueletos vivos como personajes principales de extrañas escenas. En la obra de Mendoza y Amor, denominada por él como "Jituikuntismo", la imagen y la prosa se unen para mostrarnos lo bello y lo terrible de la vida y de la existencia humana.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Benjamín Mendoza. Fantasía y Jituikuntismo, Lima : Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2003. (...)
  • 2 Leonardini, Nanda y Sofia Pachas, Benjamín Mendoza. Fantasía y jituikuntismo, Lima : Seminario de H (...)

1El presente ensayo busca dar a conocer una parte del quehacer plástico de Benjamín Mendoza y Amor, aquel relacionado con la muerte. Con ironía perspicaz, diestro pincel y aguda psicología, el artista satiriza y cuestiona la vida a través de extrañas escenas que, alejadas del más allá, encierran profundos contenidos morales encadenados con nuestro mundo terrenal, al cual cuestiona de manera permanente por su incoherencia entre la realidad y la ética. Este texto es producto de la profunda amistad que mantuvimos durante 25 años, con Mendoza y Amor, amistad estrechada en los últimos siete años de su vida. Producto de ella, le curamos cuatro exposiciones1, editamos dos libros2 y sacamos un calendario en el año 2004.

El artista y su obra

2En la historia del arte de todos los tiempos y países existen nombres de artistas que gracias a la calidad de sus obras o en otros casos, porqué no decirlo, a un buen marketing, son reconocidos y alcanzan la tan ansiada fama. Sin embargo, son muchos, y probablemente mayor la cantidad de aquellos que permanecen fuera del circuito comercial con una producción ignorada. Esta breve reflexión sirve para presentar a un talentoso artista cuya presencia en el ambiente del arte pasa inadvertida. Se trata de Benjamín Mendoza y Amor, a quien conocimos en 1989, y cuya excelente obra nos cautivó por el audaz planteamiento.

3Latinoamericano de nacimiento, por convicción y práctica ciudadano del mundo, Mendoza y Amor nace el 31 de marzo de 1933. Después de abandonar la carrera de arquitectura en la Universidad de San Andrés, La Paz, continúa su aprendizaje académico, esta vez en la especialidad de pintura en la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires donde también incursiona en la escultura, estudios a los que también renuncia al no cubrir sus expectativas. Aunque por temporadas se dedica a esta última disciplina es, en especial un pintor, oficio que le ha permitido conocer diversos lugares y contar con mil aventuras que no duda en recordar y compartir en sus conversaciones.

  • 3 J = juntura; it = interna; u = unidal; i = intelecto; K = Kant. Ismo, de los ismos.
  • 4 Los pensamientos expresados entre comillas son del artista. Están extraídos de sus obras o de diver (...)

4En la segunda mitad de la década de 1970, Benjamín Mendoza y Amor acuña el vocablo Jituikuntismo -juntura interna unida al intelecto de Kant3-, para definir la corriente estilística a la que, solo él, pertenece. Esta palabra se refiere a “una cierta unión interna pero trascendental y ligeramente tocada por la arrogancia de Kant”4 que, unida a la fantasía y a la prosa, la distinguen de movimientos artísticos como el surrealismo, el expresionismo o el hiperrealismo. El Jituikuntismo motiva la exageración, busca causar impacto, puede tener uno o más significados, además de aceptar contradicciones.

5Sobre la base de una idea preliminar, a la que denomina filología o filosofía del autor, Mendoza y Amor elabora su pintura. Es un pensamiento dibujado y pintado con un texto finamente depurado, aunque para algunos, al ser imposible “traducirlo”, podría parecer independiente, donde el complejo nivel poético es comparable sólo al carácter de la obra plástica. La cualidad que más distingue a esta obra es el derroche de fantasía e imaginación que no la exime de convertirse en un agudo, y en ocasiones cruel, cronista de nuestra sociedad.

6Para sus aguadas, como Mendoza y Amor denomina de manera genérica a una parte de sus obras, emplea una técnica mixta, mezcla de acuarela, carboncillo y témpera, adicionando, en ocasiones, tinta china. Como soporte utiliza papel o en el mejor de los casos cartulina canson. Está técnica ágil sobre un soporte liviano fácil de transportar, le permite ser un pasajero sin equipaje y costearse por décadas continuos viajes y residencias en países como Italia, Austria, Alemania, Inglaterra, Marruecos, India, Filipinas, Japón, China, México, Venezuela, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Guyanas, Estados Unidos, por sólo mencionar algunos.

7Entre la diversidad de personajes que aborda, muchos de los cuales inspirados en historias conocidas durante sus periplos o vivencias personales camufladas por nombres y situaciones a veces a simple vista descabelladas, se halla un grupo de esqueletos vivos, individuos principales de imágenes que muestran complejas situaciones.

Los esqueletos vivientes

  • 5 Cooper 2002 :76.

8El esqueleto, sinónimo de muerte, mortalidad o también significado del rápido transcurrir de la vida y del tiempo5, ha sido representado por diferentes culturas desde hace miles de años.

9En el caso de Mendoza y Amor, sus esqueletos se engarzan plásticamente en una larga tradición humana. Son obras en las que vivos, están de la mano con hombres o mujeres, pertenecientes a todos los estratos sociales, unidos en una danza que tiene como fin pensar en la muerte repentina, en la caducidad de lo terrenal.

10Dichos esqueletos han sido incorporados por el artista a su amplia producción de manera solitaria, interrelacionándolo con damas, con seres fantásticos como sirenas o con otros esqueletos. Protagonistas de complejas escenas, es factible encontrarlos formando parte de una banda de músicos, inmerso en un gran libro de cuentas o copulando con una fémina o con otra osamenta.

11Mendoza y Amor los dibuja con ingenio y detalle, plasmando en aquellos rostros huesudos diferentes estados de ánimo y actitudes. Mientras los masculinos casi siempre carecen de ornamentos, en el caso de los femeninos marcan la diferencia con aderezos sensuales como altos tacones y largas cabelleras.

12Producidas en Inglaterra y Perú, las catorce pinturas que a continuación presentamos abarcan el periodo entre 1978 y 1996; ordenadas bajo cierta secuencia narrativa, no guardan la cronología del momento en el cual fueron realizadas.

La lucha por la supervivencia

  • 6 34 x 22.5 cm. London 1978.

13Lejos de una vida acomodada y sin pretensión o posibilidad de cambiar ese rumbo elegido o impuesto por la sociedad, vemos como parte del espectáculo cotidiano a Fakir6, ser que, para sobrevivir a su destino realiza arriesgadas actos como introducirse una daga por la boca o ingerir una rata. Esta continúa penitencia la hace para beneplácito de un público morboso, siempre expectante a observar experiencias cada vez más peligrosas, sin importar las consecuencias fatales, público que mantiene este espectáculo con unas míseras monedas que arroja al protagonista.

Benjamín Mendoza y Amor. Fakir. Aguada sobre cartulina, London, 1978, 34 x 22.5 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Fakir. Aguada sobre cartulina, London, 1978, 34 x 22.5 cm.

14Mendoza y Amor, a través de este personaje, desvirtúa la idea oriental de crecimiento interno que el fakir persigue a través del control y dominio de su cuerpo físico. Por el contrario. Traducido a un idioma occidental, muestra a aquellos individuos que pululan por las calles de las grandes urbes realizando acrobacias temerarias como parte de su rutina de supervivencia. Y, porqué no, a toda esa masa humana consumida por un sistema que la obliga a ejecutar cualquier cosa a cambio de medio cubrir sus necesidades básicas.

15Así, irónicamente, el actor de la aguada juega peligrosamente con la muerte, figurada en la lápida donde se lee su nombre tallado, para continuar o aplazar una interminable agonía, que es su misma vida.

La fama y el dinero

Benjamín Mendoza y Amor. Elvis. Aguada sobre cartulina, London, 1980, 27.9 x 35.1 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Elvis. Aguada sobre cartulina, London, 1980, 27.9 x 35.1 cm.

16Deseados por los que no los tienen y repudiados por algunos que los poseen, el dinero y la fama, es ahora el tema tratado.

Benjamín Mendoza y Amor. La batería de Ringo y el saxo de Teodoro. Aguada sobre cartulina, London, 1980, 26.9 x 37.5 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. La batería de Ringo y el saxo de Teodoro. Aguada sobre cartulina, London, 1980, 26.9 x 37.5 cm.
  • 7 27.9 x 35.1 cm. London 1980.
  • 8 26.9 x 37.5 cm. London 1980.

17Diametralmente, opuesto a fakir desinteresado de cambiar su destino, en la aguada Elvis7 dos músicos interpretan melodías sobre un particular escenario invadido por lingotes y monedas de oro, algunas de las cuales continúan cayendo. La carretilla de la izquierda, inclinada por el peso del codiciado metal, remarca la prosperidad económica. Pero, lo que ayer era riqueza ahora se ha convertido en piedra en La batería de Ringo y el saxo de Teodoro8. En efecto, ambos músicos se encuentran a punto de caer en un gran agujero rocoso de donde emerge el micrófono que aún los conecta con el mundo terrenal. La fama y el dinero no les pertenece como lo señala el texto que acompaña la pintura : “El dulce sueño en su final sonó TRU TRUUU – TURUU - RUTUUUUU”…

Benjamín Mendoza y Amor. Las llamas del gran pianista. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 22.6 x 34 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Las llamas del gran pianista. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 22.6 x 34 cm.
  • 9 22.6 x 34 cm. London 1979.

18En Las llamas del gran pianista9 la música continúa gracias al solista que, mientras el fuego lo devora, ejecuta su último concierto escuchado por miles gracias a una eficiente tecnología capaz de cubrir el evento a través de incontables micrófonos dispuestos en media luna. La autodestrucción del descarnado es evidente; impávidos y callados están los receptores al interior de la obra y nosotros los espectadores al exterior, jugando en ambos casos con el ejecutante la complicidad del espectáculo mientras ejecuta “los fuegos interiores de la melodía de la guerra y la paz”.

19Mendoza y Amor entrega una singular versión de las tres edades del hombre : “descubre el talento, lo desarrolla hasta que llega el declive”. En dichas aguadas la juventud es representada por la fama cuando podemos hacer realidad todos los sueños; en la etapa adulta la vitalidad física empieza a decaer hasta desencadenar en la vejez para terminar los días solitarios tocando melodías en recuerdo de glorias pasadas. Sin embargo, la vejez puede retomar poder cuando pacta con la juventud.

Secretas uniones

Benjamín Mendoza y Amor. Ana María y Javier. Aguada sobre cartulina Perú, 1996, 25 x 32.1 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Ana María y Javier. Aguada sobre cartulina Perú, 1996, 25 x 32.1 cm.
  • 10 25 x 32.1 cm. Perú 1996.

20Una clara oposición se manifiesta en Ana María y Javier10. Primero en la disposición de ambos, frente a frente listos para sellar una alianza, luego en la contextura de sus cuerpos, pues mientras Ana María es joven, de abundante cabellera rojiza, dueña de una voluptuosidad exagerada que llega a lo grotesco, el cuerpo de Javier es un enjuto esqueleto con algunos cabellos. El muro de ladrillos sobre el cual se encuentran sentados marca el límite entre el inicio y el final de algo, en este caso de una vida en común.

21El artista comenta al respecto : “el desbalance entre la contextura de los personajes responde a la inexistencia de reglas en lo que se refiere a la unión entre dos personas”. Esta idea es enfatizada en la casi secreta filología del autor que acompaña la aguada : “... ANA MARIA y JAVIER (novios oleados y sacramentados) inspiran TACTO, PENA y HURRAS de larga vida...! ¡& ¿o?...” El motivo de la celebración, reflejado en los gorros de fiesta, las copas y la botella de champagne, se debe a su enlace matrimonial, aunque no es difícil deducir el acuerdo detrás de esa fingida felicidad. En el caso de ella la seguridad económica brindada, representada en las monedas y la bolsa de dinero “dote de felicidad de Javier”. En cuanto a Javier, este guarda relación con el ego masculino donde más que compañía para su vejez necesita proyectar, ante la sociedad, una imagen positiva y alardear el poder conquistar y mantener contenta a una joven, es decir estar ligado con la vitalidad sexual expresada en la sonrisa lujuriosa con la cual observa a Ana María.

22Con esta obra Mendoza y Amor reflexiona en torno a varios temas utilizados de manera recurrente en su producción : la mujer y el poder que ejerce sobre el hombre; el desmesurado valor del dinero y, para este caso en especial, las uniones pactadas por intereses económicos donde unas personas aceptan venderse mientras a otras no les importa comprar vidas a cambio de sentirse poderosos.

Benjamín Mendoza y Amor. Resaca de génesis. Aguada sobre cartulina, Perú, otoño 1995, 33.3 x 27.9 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Resaca de génesis. Aguada sobre cartulina, Perú, otoño 1995, 33.3 x 27.9 cm.
  • 11 33.3 x 27.9 cm. Perú 1995.

23La historia de Javier y Ana María puede continuar en Resaca de génesis11; mientras ellos copulan extasiados, un ser sobre un paraguas suspendido en el aire intenta, con un aro, robar a la joven de largos cabellos dorados de las manos del anciano encantado con los turgentes senos que acaricia con ansias; y es que, como señala la filología del autor, la “… resaca de GÉNESIS se posesiona para sentir su eclatante [sic] FINAL frente a la POTENCIA del joven ÓVULO”. La yuxtaposición de la vida y la muerte como la juventud y la vejez, está vez entrelazadas en un gozoso acto sexual, quizá represente la unión inevitable de ambos o cómo esta unión carnal no convencional es también trasmisora y perpetuadora de la vida a través de la “potencia del joven óvulo”.

Benjamín Mendoza y Amor. Paraguas, espacio y corona. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 24 x 30 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Paraguas, espacio y corona. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 24 x 30 cm.
  • 12 24.1 x 30 cm. London 1979.

24Al no conseguir su cometido el personaje sobre el paraguas vuelve a entrar en escena en Paraguas, espacio y corona12; ahora desde la parte inferior dispara una ametralladora en dirección a la pareja que continúa copulando esta vez sobre un paraguas. El rey Javier, que luce corona de oro como símbolo de poder mundano, con fuerza jala hacia arriba los largos cabellos de Ana María arrancándole alaridos; es una lucha placentera donde la violencia despierta sensaciones profundas en el lívido. Para Mendoza y Amor la corona, sinónimo de juventud y energía, ya es propiedad del esqueleto; el ser alado de ampulosas nalgas descubiertas, interrumpe este acto o, tal vez, lo sella con balas envenenadas encargadas de despertar sórdidos delirios pasionales.

25No podemos dejar de asociar al infante alado con esos juguetones cupidos incluidos, a partir del Renacimiento, en la pintura. En este caso, a diferencia de la flecha envenenada de amor que Cupido suele lanzar para unir a dos personas, emplea una moderna ametralladora acorde con los tiempos, la cual dispara a mansalva para, ¿cortar el coito o, siguiendo la mitología, entrelazar con mayor pasión a la pareja? De esta manera, el espectador con su imaginación, es involucrado en la aguada para señalar el posible fin de la historia.

26A partir de ahora Ana María ya no será la protagonista; su nombre puede cambiar para convertirse en una espectadora de las pasiones sexuales de una pareja de osamentas, distinguiendo las femeninas por sus largas cabelleras y zapatos de elevados tacones.

Benjamín Mendoza y Amor. Celebración. Aguada sobre cartulina, London, 1978, 24.9 x 34.9 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Celebración. Aguada sobre cartulina, London, 1978, 24.9 x 34.9 cm.
  • 13 24.9 x 34.9 cm. London 1978.

27Además del impacto que produce observar a la pareja entrelazada hasta el punto de fundirse el uno con el otro, es la presencia femenina la que intriga. No necesariamente Mendoza y Amor la representa en su totalidad. Por ejemplo, en Celebración13 dispone un grupo de damas cubiertas con una gran tela, de las que solo se perciben abultados vientres como de embarazadas, contorneadas piernas sensuales en movimiento, con pies enfundados en empinados zapatos, grupo que transporta sobre sí a una pareja de esqueletos que, embriagados gracias al efervescente champagne y placer, copulan abstraídos; emergen encendidos como brillantes luces, entre el colorido parco apastelado, los dorados del cuello de la botella, de la copa y del cráneo varonil mientras, desde la altura, la abundante cabellera negra femenina cae como cascada en líneas caracoleadas. Pasión, desenfreno y éxtasis hacen posible despertar sensorialmente en el más allá.

Benjamín Mendoza y Amor. Los vientos y las muecas. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 27.7 x 35 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Los vientos y las muecas. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 27.7 x 35 cm.
  • 14 27.7 x 35 cm. London 1979.

28Algo similar sucede en Los vientos y las muecas14; allí, desde el catre suspendido en el aire, una tímida cabeza de Eva presencia el coito de los esqueléticos amantes. Al fin y al cabo, siempre desde la vida se observa la muerte.

Benjamín Mendoza y Amor. María Cristina. Aguada sobre cartulina, Perú, 1996, 27.2 x 40.3 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. María Cristina. Aguada sobre cartulina, Perú, 1996, 27.2 x 40.3 cm.
  • 15 27.2 x 40.3 cm. Perú, otoño 1996.
  • 16 31 x 24.1 cm. London 1979.

29En las aguadas María Cristina15 y La leyenda del ex banquero16 la situación es distinta. El elemento integrador de ambas es el camarote desde el cual el tercer personaje contempla el escenario : dos mundos complementarios que coexisten como el sueño y la realidad, donde las calacas continúan vivas. En la primera, como pesadilla, María Cristina intenta abstraerse para escapar de una realidad incontenible, un desenfrenado apareo en el cual, como señala el autor en su filología, “… muy cerca de MARIA CRISTINA, PILAR y ALBERTO reconstruyeron una RARA PASIÓN”.

Benjamín Mendoza y Amor. La leyenda del ex banquero. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 31 x 24.1 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. La leyenda del ex banquero. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 31 x 24.1 cm.
  • 17 Cooper 2002 :167.

30En La leyenda del ex banquero, la sirena, símbolo de seducción estímulo carnal, engaño, desviar al varón de su verdadera meta, ser que lo atrae a lo temporal, a la muerte espiritual y que cautiva su alma en las trampas de lo sensual17, ahora es la víctima. En la aguada, la osamenta del ex banquero con un puro en la boca, busca iniciar sexualmente a una nueva y atemorizada sirena mientras, una segunda, fumando un largo puro, yace indiferente en la parte baja del camarote. Así, el esqueleto representa lo negativo del ser humano quien, gracias a su poder económico le es factible adquirir placer y alcanzar sus fantasías engendradas por sus pasiones decadentes que lo arrastran a una lujuria desenfrenada.

31En todas estas obras es imposible negar el importante rol masculino; por lo general, sobre la mujer, reafirma su dominio y posesión ejercida no sólo en lo privado sino en lo social. Sin embargo, lo que en realidad enlaza a estas aguadas es la presencia de la mujer como sinónimo de vida, juventud y sexualidad. Su reiterada figura responde, quizá, a una manera de lucha contra la muerte, pues es ella quien provee su “joven óvulo” para perpetuar a la humanidad.

La justicia y las promesas incumplidas del juez

Benjamín Mendoza y Amor. Juez. Aguada sobre cartulina, Perú, invierno 1995, 33.8 x 24.4 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Juez. Aguada sobre cartulina, Perú, invierno 1995, 33.8 x 24.4 cm.
  • 18 32.8 x 24.4 cm. Perú, invierno 1995.

32Una cruda y terrible realidad es la presentada en Juez18 donde, como en una escena fantasmagórica, un grupo de esqueletos “… melancólicos vienen del más poblado cementerio en KELLABAMBA para pedir mejores TRATOS…”; con los brazos en alto, imploran ser escuchados por ese supremo e inalcanzable juez, ente de doble faz, protegido bajo un paraguas a manera de caparazón que le permite actuar con impunidad : al lucrar con la vida de los otros, acentúa su pobreza e injusticia en la cual viven, injusticia que los arrastra a la muerte.

Benjamín Mendoza y Amor. El defensor del pueblo. Aguada sobre cartulina, Perú, 1995, 33.5 x 19.5 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. El defensor del pueblo. Aguada sobre cartulina, Perú, 1995, 33.5 x 19.5 cm.
  • 19 33.5 x 19.5 cm. Perú 1995.

33Con el pasar del tiempo el antes juez se convierte irónicamente en El defensor del pueblo19; ahora, transformado en esqueleto, “estudia la posibilidad de EXTENDER su vida por 5.555´ y 5 (centésimas)”. Sentado sobre la sombrilla que antes lo cobijaba, en este instante le sirve de soporte luego de haber alcanzado la investidura de más alto rango. La singular sentencia recuerda al conocido Mefistófeles de Fausto quien, en su búsqueda desesperada por recuperar la juventud, pacta con el demonio; así, nuestro defensor del pueblo, ya anciano, intenta negociar con la muerte para prolongar su existencia.

34Como se ha podido constatar no son pocas las oportunidades donde Mendoza y Amor hace de la mujer el personaje principal; es más, podríamos afirmar que la odia con la misma intensidad que la ama. Así, aunque por lo general la presenta como femme fatal, poseedora de una sensualidad arrebatadora capaz de trastornar, también realiza otras pinturas donde, adentrado en la psicología femenina, enseña el sufrimiento, abandono y desamor que sufre.

  • 20 33.3 x 19.5 cm. Perú 1995.

35Sus “extravagancias serán embalsamadas sin jueces ni testigos”, como Roxana20 víctima de promesas incumplidas, cuya larga cabellera y accesorios como aretes y zapatos rojos de elevados tacones derrochan sensualidad. Mientras entre sus manos sostiene un largo pliego que lee atentamente, junto a ella se ubica un gran carrete al borde del abismo. Ajenos a la preocupación de la joven de largas piernas, numerosos caracoles, que ocupan a la izquierda un lugar predominante en la aguada, descienden de los cabellos de Roxana, para continuar por el carrete y la pendiente.

Benjamín Mendoza y Amor. Roxana. Aguada sobre cartulina, Perú, 1995, 33.3 x 19.5 cm.

Benjamín Mendoza y Amor. Roxana. Aguada sobre cartulina, Perú, 1995, 33.3 x 19.5 cm.
  • 21 Cirlot 2011 :126.

36Estos caracoles, motivos recurrentes en otras obras de Mendoza y Amor, y asociados “a la espiral microcósmica en su acción con la materia” y por ende al “esquema espiral de la naturaleza”21, en este caso son dadores de vida; en combinación con el carrete podría tratarse del ir y venir de los días como la ruleta de la vida.

37Acerca del papel desplegado que ella sostiene, el artista dice : “Roxana está frente a un testamento cual juramento”. El juez, mencionado en la prosa que acompaña la aguada, podría tratarse de cualquier persona que realiza una promesa, un ofrecimiento en ocasiones escrito y aún así no cumplido.

Un cronista de nuestra época

38En el arte actual, la individualidad prevalece, los problemas personales se vuelven irreconciliables y cada vez están más lejanos frente a los que aquejan a los demás; la idea del artista comprometido con su época es, hoy por hoy, una característica de los siglos pasados que de los tiempos que corren. Esta es, precisamente, la cualidad que queremos resaltar en Benjamín Mendoza y Amor, cuya obra retrata algunos de los males de la sociedad que le toca vivir, de la manera como lo hizo Francisco de Goya con su serie Caprichos, grabados donde retrata la España del último cuarto del siglo XVIII o la pluma de Honoré de Balzac, en la centuria decimonónica, en la Comedia Humana, o los testimonios xilográficos de Félix Rebolledo Herrera, en el XX.

39Mendoza y Amor es un artista universal. En sus obras las fronteras del tiempo y distancia han sido quebrantadas para dar paso a un arte capaz de captar los vicios de la sociedad y hacer reflexionar al hombre acerca del pasado y del presente. No es casual que, como en los casos anteriores, el dinero se encuentre presente en todos los dominios de la esfera política, en el mundo de la política, en las relaciones amorosas y en la vida diaria.

40Con una obra donde une, la mayoría de las veces a través de su filología, imagen y palabra, Benjamín Mendoza y Amor recrea un mundo que conoce, donde los esqueletos son sólo protagonistas de distintas connotaciones las cuales utiliza para retratar algunos rasgos de la realidad : la lucha por sobrevivir el día día, la búsqueda del dinero y la fama, los enlaces pactados por intereses económicos, el reclamo social en ocasiones atendido por los números de una cuenta bancaria o el incumplimiento de promesas, episodios donde el rasgo de fatalidad es evidente y del cual ninguno de nosotros escapa.

Cirlot, Juan Eduardo, Diccionario de símbolos, España : Ediciones Siruela, 2011.

Cooper, J. C., Diccionario de símbolos, México : Ediciones Gustavo G. Gili, 2002.

Haut de page

Notes

1 Benjamín Mendoza. Fantasía y Jituikuntismo, Lima : Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2003. Eclosión de sueños en la obra de Benjamín Mendoza, Lima : Instituto Cultural Peruano Norteamericano, 2008. Color, verso y fantasía. Benjamín Mendoza, Lima : Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2012. Benjamín Mendoza y Amor. Ideas perdidas, Lima : Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2014.

2 Leonardini, Nanda y Sofia Pachas, Benjamín Mendoza. Fantasía y jituikuntismo, Lima : Seminario de Historia Rural Andina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2003. Mendoza y Amor, Benjamín, Versos libres, Lima : Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2012.

3 J = juntura; it = interna; u = unidal; i = intelecto; K = Kant. Ismo, de los ismos.

4 Los pensamientos expresados entre comillas son del artista. Están extraídos de sus obras o de diversas entrevistas y conversaciones mantenidas entre Mendoza y Amor y nosotras desde 1989 hasta el 2014, cuando falleció en el mes de agosto.

5 Cooper 2002 :76.

6 34 x 22.5 cm. London 1978.

7 27.9 x 35.1 cm. London 1980.

8 26.9 x 37.5 cm. London 1980.

9 22.6 x 34 cm. London 1979.

10 25 x 32.1 cm. Perú 1996.

11 33.3 x 27.9 cm. Perú 1995.

12 24.1 x 30 cm. London 1979.

13 24.9 x 34.9 cm. London 1978.

14 27.7 x 35 cm. London 1979.

15 27.2 x 40.3 cm. Perú, otoño 1996.

16 31 x 24.1 cm. London 1979.

17 Cooper 2002 :167.

18 32.8 x 24.4 cm. Perú, invierno 1995.

19 33.5 x 19.5 cm. Perú 1995.

20 33.3 x 19.5 cm. Perú 1995.

21 Cirlot 2011 :126.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Benjamín Mendoza y Amor. Fakir. Aguada sobre cartulina, London, 1978, 34 x 22.5 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Elvis. Aguada sobre cartulina, London, 1980, 27.9 x 35.1 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 2,3M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. La batería de Ringo y el saxo de Teodoro. Aguada sobre cartulina, London, 1980, 26.9 x 37.5 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Las llamas del gran pianista. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 22.6 x 34 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Ana María y Javier. Aguada sobre cartulina Perú, 1996, 25 x 32.1 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 2,3M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Resaca de génesis. Aguada sobre cartulina, Perú, otoño 1995, 33.3 x 27.9 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 316k
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Paraguas, espacio y corona. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 24 x 30 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Celebración. Aguada sobre cartulina, London, 1978, 24.9 x 34.9 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Los vientos y las muecas. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 27.7 x 35 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Benjamín Mendoza y Amor. María Cristina. Aguada sobre cartulina, Perú, 1996, 27.2 x 40.3 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Titre Benjamín Mendoza y Amor. La leyenda del ex banquero. Aguada sobre cartulina, London, 1979, 31 x 24.1 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Juez. Aguada sobre cartulina, Perú, invierno 1995, 33.8 x 24.4 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Titre Benjamín Mendoza y Amor. El defensor del pueblo. Aguada sobre cartulina, Perú, 1995, 33.5 x 19.5 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre Benjamín Mendoza y Amor. Roxana. Aguada sobre cartulina, Perú, 1995, 33.3 x 19.5 cm.
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/6479/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 219k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nanda Leonardini Herane et Sofia Pachas Maceda, « La muerte viva en la obra de Benjamín Mendoza y Amor », Amerika [En ligne], 12 | 2015, mis en ligne le 22 mai 2016, consulté le 23 mars 2017. URL : http://amerika.revues.org/6479 ; DOI : 10.4000/amerika.6479

Haut de page

Auteurs

Nanda Leonardini Herane

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Sofia Pachas Maceda

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org