Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Littérature

Liliana Heer, Macedonio / para empezar aplaudiendo

Buenos Aires, editorial Paradiso, 2014
Gloria Lenardón
Référence(s) :

Gloria Lenardón, Macedonio / para empezar aplaudiendo, Buenos Aires, editorial Paraiso, 2014.

Entrées d’index

Palabras claves :

teatro, Macedonio Fernández

Géographique :

Argentina
Haut de page

Texte intégral

“…un prólogo mudable, que, me avisan, se anda cambiando de página, no haya disgusto entre los prólogos…”

Macedonio Fernández

1Y no hay disgusto entre los prólogos, porque conviven reafirmando su independencia, no hay disgusto pero sí mudanza en este nuevo libro de Liliana Heer, la pieza teatral Macedonio/para empezar aplaudiendo. Por empezar Liliana Heer muda de género, va de la novela al drama, retoma la narrativa de Macedonio y su universo de figuraciones para volcarla al teatro desafiando su ortodoxia. Esta obra de teatro va directo a la no acción, sus personajes solo se movilizan tras sus parlamentos, del autor único pasa a varios , a muchos, hay una larga introducción, los prólogos son cantidad, los prologuistas cooperan para satisfacer la demanda de un comienzo interminable, de una reunión de prolegómenos.

2A esta obra de Liliana Heer, que cerró el congreso sobre Macedonio Fernández realizado en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires durante el 2013 y que publicó editorial Paradiso en el 2014, no le bastaron los personajes inmovilizados en una conversación al compás de la guitarra de Macedonio, sino que los veintitantos autores anunciantes de lo que iba a venir a continuación ocuparon la mitad del libro ilustrado por Vanina Muraro. “Un respiro liberador en la gravedad de los prólogos que aún me faltan”, dice Macedonio en su Museo de la novela de la Eterna, habilitando nuevas escenas, renglones adicionales, para comodidad de sus prólogos que corrieron por su rigurosa cuenta ; en contrapunto Liliana Heer habilita un colectivo, arranca con él, uno no afecto a la congruencia ni a un plan previo sino a la suma y a la libertad que les permitió a los prólogos desarrollarse, prosperar.

3Después sí : Macedonio / para empezar aplaudiendo, con sus tres actos. El primero se proyecta inmediatamente al segundo con intención de detenerlo, el segundo no se sabe muy bien cómo avanza, si realmente avanza, hacia el tercero, que sí se declara con intención de continuar, se anuncia como : “Sin apuro por concluir”. La pretensión de permanencia, el deseo siempre presente que se renueva : durar. La obra inventa un transcurrir, tres actos en una larga escena donde la permanencia se sustenta en el intercambio de voces ; pero no hay realmente diálogo, los personajes entretenidos en sus propios parlamentos recorren circuitos independientes, salvo contactos eventuales monologan, su habla no es el de la comunicación.

4Se trata de teatro. Liliana Heer escribe en consecuencia, actúa a sabiendas, si hay que hacer la obra, obra, trabaja con conocimiento. Presenta a los personajes, el primer actor, más allá del orden, es Macedonio, el que pulsa las cuerdas, no guitarrea, encuentra la vibración justa para cada nota, gracias a su alta concentración de recursos de primera mano ; los espectadores se fascinan : “están bajo rapto”, se les roba la atención -podría sospecharse- aunque el rapto sea otro. La atención está captada, tomada por la no acción, los personajes no se mueven, atrapados en el decir, concentrados en lo que los convoca : el papel de la memoria, los laureles que se ganan o se pierden en la carrera por conseguir longevidad en la escena, el gusto por condimentar la lengua que los alimenta. La invención, la luz de la chispa, el fuego, la amenaza del quemo, el plagio que tizna y oscurece cualquier brillo. A los personajes de Heer la novela Museo de la novela de la Eterna de Macedonio Fernández les corta el aliento, pero no la persistencia, el intercambio de frases, aunque Macedonio domine la escena con su presencia ineludible. Tomando, la cabeza hecha una esponja, Heer va del Macedonio original al Macedonio propio disfrutando del transporte ; desafiante, le acerca una guitarra de última generación para que Macedonio actúe en el nuevo escenario y dependa para seguir adelante -como el resto- del gesto de aprobación de la Eterna corporizada en una mujer.

5Formaciones y letras disparadas a lo Xul Solar : “Idiomas en compostura colgante”, y más citas, comparaciones, alusiones, reflejos. El cine tampoco se pierde de vista, en este “estirar sin contar”, como subraya en boca de un personaje Liliana Heer, moviendo cómodamente su batuta, y encaminándose con dirección intencionada hacia otro sector del escenario .

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gloria Lenardón, « Liliana Heer, Macedonio / para empezar aplaudiendo  », Amerika [En ligne], 12 | 2015, mis en ligne le 29 mai 2015, consulté le 23 août 2017. URL : http://amerika.revues.org/6110

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org