Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Sciences sociales

Alfredo López Austin y Luis Millones (editores.), Cuernos y Colas. Reflexiones en torno al Demonio en los Andes y en Mesoamérica

Lima, Fondo Editorial de la Asamblea Nacional de Rectores, 2013
Oscar Fernando López Meraz
Référence(s) :

Alfredo López Austin y Luis Millones, Cuernos y Colas. Reflexiones en torno al Demonio en los Andes y en Mesoamérica, Lima, Fondo Editorial de la Asamblea de Rectores, 2013.

Entrées d’index

Palabras claves :

Demonio

Géographique :

Region andine, Mesoamérique
Haut de page

Texte intégral

1En los últimos años, el demonio ha destacado en la investigación histórica y antropológica. Como resultado de ambas, puede leerse el texto coordinado por dos destacados investigadores latinoamericanos, quienes convocan a un grupo multidisciplinario de autores para estudiar un personaje difícilmente ajeno al resto del continente. Antropólogos, historiadores, especialistas de letras y un editorialista gráfico firman los diez textos reunidos en más de cuatrocientas páginas dedicadas a reconstruir la trayectoria del diablo en suelo americano, desde el periodo colonial hasta episodios actuales. Los márgenes de la obra son un Prólogo del especialista en Mesoamérica y un Epílogo del autor peruano. El eje central del libro es dejar en claro la existencia de la pluralidad de imágenes y personas de Satán. De esta forma, se devela aliado, enemigo, pactador, jinete, catrín, charro, mujer-bruja, rival de la virgen o el monstruo Qarqaria (estudiado por Kato).

2A su llegada al “Nuevo Mundo”, como lo señalan Báez-Jorge y Vilcapoma, el personaje milenario se alimentó de diferentes tradiciones culturales, de violentos episodios en la Península Ibérica, antivalores sociales y fue expresado en una variada literatura que lo retrató contradictorio : sufriente y condenado, violento y castigador, a la par que familiar y socio. La presencia del demonio en América fue indudable. Lucifer se presentó como un poderoso adversario y combatió para no perder el tributo indígena. Mantuvo sus ritos, atentó la vida de quienes olvidaban sus antiguas obligaciones, y puso a prueba a quienes buscaban salvar almas. Esta forma de comprender los acontecimientos dio origen a un proceso de demonización que equiparó lo “pagano americano” con lo diabólico. Del demonismo institucionalizado -la acción inquisitorial- dan pormenores Méndez y Vilcapoma.

3Pero no sólo las deidades americanas fueron transformadas en personajes diabólicos, también –según Vilcapoma- lo fue buena parte de la fauna : lagartos, mariposas, llamas, etcétera. En este sentido, Alcántara estudia la actividad de los evangelizadores, auxiliados por artistas y sabios indígenas, para crear una producción literaria que formara la conciencia en los nuevos fieles. Destacan, por supuesto, los peligros de sufrir tormentos infernales en caso de caer nuevamente en manos del Belcebú. Resulta interesante observar cómo en Perú y en Nueva España existió un proceso de “suplantación” del término diablo -o alguno de su larga lista de equivalentes- por nombres de divinidades autóctonas. Saqra y Tlacatecolótl, estudiados por Vilcapoma y Alcántara, serán incorporados al vocabulario satánico.

4El demonio impuesto fue reelaborado y obtuvo nuevos rostros. A veces se presenta elegantemente vestido (el Catrín, que estudia Rivera), o se distingue como jinete, con látigo y espuelas (el Charro Negro -¿hacendado ?-). La figura temible ha perdido fuerza y con frecuencia se presenta como personaje suavizado. El pacto con el diablo en regiones americanas no suele incluir tormentos eternos e insufribles, sino que se convierte en contrato donde el pago resulta más o menos equivalente al favor recibido. Sobresale que el contrayente o beneficiario no sea el único que pueda responder ; la posición de jefe de familia (casi siempre, Luzbel negocia con varones) o la astucia pueden ser factores que liberen del compromiso. Granados profundiza, después de analizar cuentos y leyendas en México, la doble personalidad de Leviatán : temido y burlado. En los lugares del demonio también existe un cambio. De habitar lugares espantosos, como el fuego de volcanes, se acomoda en espacios con vegetación. Narváez menciona que el cerro El Purgatorio es su hogar, espacio de brujos, mientras que Rivera registra varios de los relatos populares en torno a Tlachihualtépetl (“cerro construido”), donde los protagonistas más destacados son la Virgen de los Remedios, San Miguel Arcángel y el Príncipe de las Tinieblas.

5La pareja Demonio-Cultura también se manifiesta. Teatro y danza diablescos (Vilpacoma), diablos y muertos personificados en Todos Santos y Carnaval forman parte del ejército de agentes sobrenaturales de la sexualidad fecundante y de la agricultura (Milanezi), vestidos que permiten “encarnar” a los diablos y a los siete vicios en la fiesta de la Virgen María de Túcume. Por último, a Satán se le explota con fines políticos. Barajas lo demuestra con la caricatura política mexicana (siglo XIX e inicios del XX), donde se produce un hermanamiento entre diablos y muertos. La lectura de este libro será fundamental para seguir profundizando en el tema, pues abre caminos e invita a reflexionar cómo las sociedades comprenden su mundo y lo transforman. Hay, sin embargo, dos asuntos que podrían haberse manifestado mejor : definir cómo se comprenden las áreas culturales, y profundizar en la clave comparativa.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Oscar Fernando López Meraz, « Alfredo López Austin y Luis Millones (editores.), Cuernos y Colas. Reflexiones en torno al Demonio en los Andes y en Mesoamérica  », Amerika [En ligne], 12 | 2015, mis en ligne le 29 mai 2015, consulté le 24 novembre 2017. URL : http://amerika.revues.org/6056

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org