Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Cinéma

Nicolás Macario Alonso, Monte adentro

Argentina-Colombia, 2014,79’,color,VOSTF,DCP
Andrés Castro Roldán
Référence(s) :

Nicolás Macario Alonso, Monte adentro, Argentina-Colombia, 2014,79’,color,VOSTF,DCP

Entrées d’index

Palabras claves :

cine

Géographique :

Colombie
Haut de page

Texte intégral

1Pantalla negra. Se oye el ruido de la noche campesina y la voz de Blanca, acelerada y fuerte, con las eses sibilantes del acento antioqueño :

2« Mi abuelo Felipe fue arriero me contaba mi mamá. Andaba todas estas montañas y acampaba en la mitad de los caminos, los hijos de él fueron arrieros y los nietos también heredaron. Heriber, mi marido fue arriero también. El le enseñó el oficio a mis hijos : a Alonso y a Nuvier. Pero la arriería se ha ido muriendo y con ella murió mi esposo. Con la falta de trabajo la casa se ha ido como cayendo y yo por eso me fui enfermando yo también y me tuve que venir para la ciudad. Mi hijo me trajo al médico y acá estoy. El único que se quedó fue Nuvier en la finca. El vive allá por ahí buscando trabajo para las mulitas.»

3Las palabras de Blanca no solamente resumen la historia de la familia Valencia, atraviesan de cabo a rabo, al igual que la figura de la madre, toda la película. Como la memoria, la madre es aquí la encarnación viva e ineluctable de la pérdida de una tradición. Monte adentro, el primer largo de Nicolás Macario Alonso, lo subraya de manera magistral : dos tiempos, dos espacios, dos ritmos de vida, dos hermanos : Alonso el zapatero, en la ciudad de Pereira y Nuvier el arriero que se quedó en la finca familiar, solitaria ruina de tejas de barro, colgada de un cerro en algún lugar del municipio de Salaminas. Nuvier aparece herrando su mula con un martillo, Alonso en su taller martilleando el tacón de un zapato de mujer. Las imágenes alternan también la algarabía de la ciudad de Pereira, la muchedumbre, las luces de las vitrinas, con la inmensidad de los descampados, las verdes y desiertas faldas montañosas de Risaralda, monte adentro.

4Pero la película no funda su narración en la comodidad de este contraste, en la confrontación del tiempo pasado y el futuro amenazante y vertiginoso del cambio tecnológico. La soledad de ambos hermanos, austera para el primero, taciturna para el segundo, termina por igualarlos en una misma forma de ser. Comprendemos entonces que es la presencia de la madre, intercalada entre los dos primeros fragmentos que presentan su vida cotidiana, el punto nodal de la historia. Su voz, su presencia inaugural, es también un testimonio de un ahora a punto de desaparecer. Y es en la manera como Nicolás Alonso filma ese presente donde radica la fuerza poética de su narración : un homenaje al arriero, un revisar el pasado que a través de la presencia de Nuvier y de su familia, nos recuerda también nuestra propia historia : la figura histórica del paisa, hacedor de país, abridor de caminos, colono, comerciante, trayendo con su esfuerzo silencioso y paciente el soplo de la actividad.

5Nicolás filma con paciencia este tiempo tradicional, nos resume con pocas imágenes lo que significa, según él mismo explica “ tener que caminar durante nueve horas con una recua de mulas, cruzar ríos y dele y dele sin parar para sacar la panela de una familia que vive allá arriba y que necesita la recua de un señor que la tiene y que trabaja con eso, para que su panela llegue al mercado”. Y aunque los tiempos cambien, aunque los willys y las camionetas hayan remplazado a las mulas que también están allí, en el poblado donde Nuvier baja a hacer sus negocios, permanece la idiosincrasia del paisa, su espíritu emprendedor. Es lo que vemos en la segunda parte de la película donde los dos hermanos, finalmente reunidos, transportan dificultosamente con su recua, como en un cuadro de costumbres del siglo XVI, un trasteo de muebles a una casona de tierra fría. Ya de regreso a la finca, en una de las últimas imágenes de la película, vemos a Nuvier cambiando una de las planchas podridas del piso de su casa. De nuevo la pantalla negra y escuchamos el mismo martilleo como para indicar el paso del tiempo, quizás la memoria que se reconstruye con el trabajo, quizás lo inexorable de la muerte.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/5306/img-1.png
Fichier image/png, 2,1M
URL http://amerika.revues.org/docannexe/image/5306/img-2.png
Fichier image/png, 1,6M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Andrés Castro Roldán, « Nicolás Macario Alonso, Monte adentro  », Amerika [En ligne], 11 | 2014, mis en ligne le 08 décembre 2014, consulté le 28 juin 2017. URL : http://amerika.revues.org/5306

Haut de page

Auteur

Andrés Castro Roldán

Université de Rennes

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org