Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Littérature

Héctor Fernando Vizcarra, El filo diestro del durmiente

México, Terracota, 2013
Brenda Morales Muñoz
Référence(s) :

Héctor Fernando Vizcarra, El filo diestro del durmiente, México, Terracota, 2013.

Entrées d’index

Palabras claves :

novela policial

Géographique :

Mexico
Haut de page

Texte intégral

1Una estudiante, solitaria y un poco ingenua, dedicada a hacer su tesis, un grupo de seis hombres jugando una especie de Guess who de escritores, un detective en busca de un sillón y el cuerpo de una chica en el desierto de Real de Catorce, son sólo algunos de los ingredientes de El filo diestro del durmiente. Esta es la primera novela de Héctor Fernando Vizcarra (México, 1980), traductor literario y doctorando en letras que ha centrado sus intereses académicos en la literatura policial.

2La anécdota que desencadena la historia se remonta a doce o trece años atrás, cuando un grupo de jóvenes parte en tren desde la estación Buenavista con rumbo a Real de Catorce a una supuesta práctica de fotografía. Ir a esa zona desértica implicaba ya otro propósito implícito, uno relacionado con el peyote. Desde la ciudad de México el recorrido es largo e incómodo, pero no hay quejas, lo consideran parte del misticismo de ese ritual iniciático que harán, como han hecho tantos otros guiados por la lectura de Carlos Castaneda, el antropólogo y escritor peruano-estadounidense considerado como un chamán o sabio que tenía la facultad de comunicarse con los espíritus o nahuales gracias, precisamente, al peyote. Los estudiantes permanecen un par de días en el desierto buscando y comiendo la raíz mágica, pero al amanecer del tercero empieza la tortura, encuentran el cuerpo inmóvil de la única mujer del grupo tirado en el suelo. ¿Qué podían hacer con un cadáver en semejante situación ? La decisión que toman está basada en la protección que les otorgaba el anonimato. Sus familiares no sabían de ese viaje y en esa zona no los conocían, por lo que podían pasar desapercibidos : “Nadie pregunta si vienen o van. Nadie sospecha que entre esos siete puede haber un asesino. Imposible saberlo. Por aquí suelen pasar grupos de jóvenes cansados y mugrosos, todos igualitos. Sin dinero y sin identidad” (p. 46).

3A partir de aquel día en el desierto una angustia los une para siempre, por lo que sellan un pacto de silencio y de incomunicación. Sin embargo, después de varios años el destino los vuelve a reunir. Y sucede lo que tanto habían temido : “volverse a ver los ponía en contacto con un pasado común que hubieran preferido extraviar para siempre en un lugar muy lejos, un lugar donde aquel recuerdo se pudriera sin remedio y sin manera de ser identificado” (p. 60). Tras reencontrarse deciden comenzar un extraño juego los viernes por la noche a escondidas de sus parejas. Durante dos horas realizan un par de actividades : personifican a un “huésped” (debía ser alguien famoso para que todos pudieran reconocerlo) y cuentan un relato corto. El primer ejercicio tuvo mucho éxito, sin proponérselo, el huésped siempre resultó ser un escritor, cuya popularidad podía medirse en cada velada. Los juegos de interpretación y caracterización se tomaban muy en serio. Los asistentes se hacían llamar como los personajes que habían interpretado. Así, Reinaldo, Paul, Rubem, Antonio, Edgar y Mempo se reunían cada viernes con la tranquilidad y seguridad que les daba ser otro y no saber nada los demás : “mientras menos supieran acerca de quienes integraban el círculo las probabilidades de ser traicionados se reducirían” (p. 55). El segundo ejercicio fue menos afortunado, un miembro estaba obligado a componer su relato, siguiendo una única regla : usar exactamente 906 palabras. Como ninguno era escritor o siquiera buen narrador, los relatos no tenían calidad, carecían de imaginación y creatividad. A pesar de las reservas, todos asistían puntualmente. El grupo se consolida, no por amistad, sino por otro tipo de lazo, el que da el anonimato, la culpa y el miedo. En un caso así, ante la inminencia de una traición, la pregunta sólo era ¿quién lo haría primero ? Hay un traidor entre nosotros, dice Luca Belladona en Blanco nocturno de Ricardo Piglia y hay que actuar sabiendo eso, que hay un infiltrado. Así es como actúan los seis personajes a partir del extraño robo de un sillón que todo lo trastoca, están temerosos, alertas, vigilantes, casi paranoicos, se sienten perseguidos por una sombra.

4Es en este momento en que se relacionan con el detective de esta historia, Osvaldo Soriano, encargado de investigar el paradero del mueble. Comparte nombre con el célebre escritor y periodista argentino que durante la dictadura militar se exilió en París. En un juego ficcional, Héctor Vizcarra imagina lo que habría pasado si en vez de tomar un avión con rumbo a Bruselas, se hubiese desviado a la ciudad de México. El autor construye un mundo alterno donde Soriano rehace su vida en ese país : es profesor universitario y en la vejez decide convertirse en detective privado. En uno muy distinto al arquetípico, por cierto. Tradicionalmente la figura del detective de ficción suele ser un personaje inteligente, intuitivo y con una gran capacidad de observación. Soriano, en cambio, actúa con menor suspicacia y mayor torpeza.

5La única certeza que tienen los personajes de esta historia es que, contrariamente a lo que habían deseado, no es posible desvincularse del pasado, tarde o temprano va a volver. En su caso, el pasado es un crimen que los ha atormentado por más de una década. El tormento está en sus propias mentes, la memoria les hace malas jugadas, no tienen recuerdos nítidos de lo que sucedió, por eso es casi imposible armar el rompecabezas.

6El filo diestro del durmiente también es una novela policial que reflexiona sobre su propio género. Lo hace a través del personaje Raphaël Plénat, escritor que en una entrevista expone las razones por las que considera que se ha calificado como literatura menor : El enigma está presente desde los inicios del relato, porque equivale a la tensión de querer saber qué pasa luego, la protensión. El género policial lo hace más que evidente, lo muestra en las narices, por eso es considerado menor, porque no esconde la intriga en su discurso, hace de ella el atractivo principal, eso que a los sommeliers literarios les parece rústico, idóneo para paladares poco sofisticados, para el público común (p. 58). La entrevista de Plénat, además de dar pie para la reflexión sobre el canon y sobre las etiquetas de literatura culta o de masas, ilustra la manera en la que Héctor Vizcarra maneja el enigma. El autor conoce bien los mecanismos del género, mantiene la tensión desde el inicio hasta el final de su novela, el lector de El filo diestro del durmiente sin duda queda complacido porque no se descuida la intriga en ningún momento y porque le es exigida su participación activa como un verdadero detective.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Brenda Morales Muñoz, « Héctor Fernando Vizcarra, El filo diestro del durmiente », Amerika [En ligne], 10 | 2014, mis en ligne le 28 juin 2014, consulté le 28 avril 2017. URL : http://amerika.revues.org/4960

Haut de page

Auteur

Brenda Morales Muñoz

Universidad Nacional Autónoma de México

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org