Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Littérature

Fernando Vallejo, Casablanca la bella

Madrid, Alfaguara, 2013
Jorge Armando Cruz
Référence(s) :

Fernando Vallejo, Casablanca la bella, Madrid, Alfaguara, 2013.

Entrées d’index

Palabras claves :

literatura colombiana

Géographique :

Colombie
Haut de page

Texte intégral

1En Casablanca la bella, la más reciente novela de Fernando Vallejo, se asoma un niño de once años que un día abandonó su familia, su casa, su ciudad, su país. Un niño que ha hecho de las palabras dinamita, que ha hecho volar en mil pedazos las tradiciones familiares y nacionales; esa camisa de fuerza conservadora con la que nacen los/as buenos/as hijos/as de la patria. Vallejo, calificado de mil maneras, es un paria consciente, un apátrida metafísico (muy cercano a Cioran), es El hombre de hojalata al que se le ha oxidado el corazón de tanto ver llorar, de tanto escuchar el piano mudo que le acompaña desde hace más de 40 años en la capital mexicana. Cansado regresa y se reinventa para seguir a la deriva, navegando con la muerte. Vallejo, ha jugado a la guerra y sabe bien que se le van acabando los soldaditos de plomo: ahora es un niño de 71 años que regresa a casa tras la sombra de la vida que se acaba, de la soledad que se hace vieja, de los perros que ya no ladran, del exilio al que se condenó, al que le condenaron los que nada toleran.

2Las palabras mil veces pronunciadas en sus novelas se van convirtiendo en sentencias: la profecía abismal vallejiana de venir a morirse se va cumpliendo y ahí está el niño incomprendido que vuelve al manicomio. Esa Casa que es la imagen metafórica de un país entero, lejano, violento, lamentable. Un país que ya no es el suyo, un país saqueado, enfermo. La mirada de Vallejo es la de un médico frívolo, sin escrúpulos, que después de detectar una enfermedad mortal, dice: « ¡usted va a morir! No olvide, por favor, pagar la cuenta en la entrada», así, sin ningún discurso moralizante, directo y sincero.

3Antes de El desbarrancadero (2001) y, por supuesto, de haber ganado el Premio Rómulo Gallegos (2003), Fernando Vallejo, no era un escritor reconocido ni conocido; sólo era un escritor marginal, un mal hijo de la patria que escribía diatribas, que vociferaba toda clase de improperios contra una ciudad y una nación que no le permitió ser « felizmente homosexual », según las torpes palabras dichas por el periodista Germán Santamaría. Por eso regresa como siempre, con otra novela autobiográfica, para sacarle chispas a Colombia y darle de comer a los críticos literarios.

4Casablanca la bella, no es a la casa de su infancia en el barrio Boston de Medellín, ni es la finca La Cascada de Mi hermano el alcalde (2004). Tampoco es a la Casa de El desbarrancadero (2001); de la Bruja (su perra), de la Loca (su madre), del semiengendro (su hermano menor), ni de Darío (su hermano mayor querido, tal vez el único), ni de Raquelita (su abuela adorada), ni de su padre. Casablanca la bella, es la nada elevada al cuadrado. Ahora todos ellos, sus personajes familiares, son polvo, fantasmas que de vez en cuando aparecen en Casablanca la bella junto a otros personajes: un taxista de pocas palabras, cosa extraña ; obreros torpes, comerciantes de Carrefour y sus hermanas íntimas, las ratas: « Pasen, niñas, pasen, que están en su casa. Si es que se puede llamar casa a esta Madriguera »… El amor por los animales sigue siendo un leitmotiv en la obra de Vallejo, su única causa, la más justa de todas.

5En Casablanca la bella, regresa el yo narrador, la primera persona fastidiada, herida, que escribe con una violencia comparable a la del rio Magdalena. Vallejo, o su fantasma, no da tregua y ataca de nuevo: « por su fachada evocadora y su risueño antejardín compré pues a Casablanca sin saber qué me deparaba su interior. Casablanca por fuera era lo que era, tal cual la observaba mi recuerdo; por dentro resultó una ciudad pérdida, una villa miseria, un ranchito, un tugurio, una favela, una chabola, una cárcel ciega y sucia, en ruinas, lagañosa, de techos bajos, asfixiantes… ». Casablanca la bella es el símbolo patrio, la imagen de una nación, de Colombia entera.

6Derrumbe, olvido, fracaso, desastre, siguen siendo las palabras y lugares comunes, claves en el universo literario vallejiano. Así, desde La Rambla paralela (2002), Vallejo viene anunciado su retiro de las canchas de la literatura, de ese escenario que ha construido para morirse a plazos: « En Colombia los viejos mueren jóvenes… », dice en ésta, su última novela. Tal vez Vallejo aún no haya terminado el rompecabezas que empezó con Los días azules (1985) y de ahí su terca insistencia en continuar poniendo piezas, en seguir escribiendo. Casablanca la bella quizás sea el último suspiro literario del hombre que se suicidó tres veces.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jorge Armando Cruz, « Fernando Vallejo, Casablanca la bella  », Amerika [En ligne], 10 | 2014, mis en ligne le 25 septembre 2014, consulté le 24 juin 2017. URL : http://amerika.revues.org/4952

Haut de page

Auteur

Jorge Armando Cruz

Universidad Carlos III

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org