Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Sciences sociales

Germán Mejía, La ciudad de los conquistadores 1536-1604

Bogotá, Ediciones Pontificia Universidad Javeriana, 2012
Daniel García
Référence(s) :

Germán Mejía, La ciudad de los conquistadores 1536-1604, Bogotá, Ediciones Pontificia Universidad Javeriana, 2012.

Entrées d’index

Palabras claves :

ciudad, colonización, historia

Géographique :

Bogotá
Haut de page

Texte intégral

  • 1 CHARTIER, R. (2007) La historia o la lectura del tiempo. Gedisa. Barcelona Pág. 39

1Dos pinturas de Pedro Alcántara Quijano (1878-1953) sobre la fundación y la primera misa celebrada en Santafé de Bogotá le sirven a Germán Mejía para explicar cómo estos lienzos que hoy atesora la Academia Colombiana de Historia y la Alcaldía Mayor de Bogotá, han moldeado nuestra concepción del pasado de la capital, a fuerza de su reproducción y circulación silenciosa en billetes y textos escolares a lo largo del siglo XX. La presencia dominante de los cerros que aún enmarcan el límite oriental de la ciudad, las corazas metálicas de los conquistadores que remedan algunos monumentos y la inclusión de íconos religiosos que todavía conserva la Catedral, transforman ambas pinturas en algo más que documentos históricos. Tal como lo diría Roger Chartier a propósito de la ficción1, la energía de estas representaciones pictóricas todavía se sobrepone al trabajo de los historiadores que intentan, tal como Mejía busca hacerlo en este libro, “narrar de manera diferente lo sucedido” (Mejía, 2012, p 23).

  • 2 Este concepto que Mejía toma de Jaques Aprile y de Manuel Lucena Giraldo, es empleado desde el preá (...)

2No obstante y a pesar del rigor con que el autor reconstruye las condiciones jurídicas, físicas y simbólicas que hicieron posible y al mismo tiempo amenazaron la existencia de la ciudad indiana2 durante las primeras décadas luego de su fundación, esta obra continúa inscrita en la vertiente quebradiza de una narrativa heroica. A pesar de sus discontinuidades y rupturas, es esta tradición escrita que se remonta a los tiempos en que los frailes y conquistadores retirados compusieron sus crónicas y poemas épicos, la que encausa el trabajo de Mejía. Después de todo, la metodología que estructura los resultados de su investigación, las periodizaciones que presenta, la espacialidad que reconstruye y los sujetos que pone en escena, apuntan a probar, tal como lo enuncia el título y la imagen heráldica estampada en la tapa del libro, que de lo que se trata es de reconstruir, una vez más, la historia de Bogotá desde la perspectiva de los conquistadores.

3Sin embargo, el uso amplio de fuentes de archivo así como el dialogo con perspectivas historiográficas que desde los últimos veinte años han renovado la mirada sobre la Conquista y las primeras décadas de la Colonia en el actual territorio de Colombia, le permiten al lector inferir conclusiones distintas a las que propone el autor en su libro. Tal como ocurre en una ciudad, todo depende de la forma en que la observemos y recorramos sus calles. Por un lado, la inclusión de mapas que reconstruyen las rutas de los conquistadores, los posteriores caminos del reino y la red de poblaciones que lo conformaron constituyen una novedad en el campo de la historia urbana. Por otro lado las tablas en las que se presentan inventarios de la población española e indígena, relaciones con respecto al reparto del botín o a la tributación, así como datos sobre los asuntos del cabildo, el tamaño de las tierras o el número de transacciones que surgieron a partir de su reparto, proporcionan una información que puede ser valorada de múltiples maneras.

4Así mismo, las referencias a las investigaciones de José Ignacio Avellaneda sobre las expediciones de los conquistadores, el estudio de los trabajos sobre el territorio del altiplano cundiboyacense realizados por Marta Herrera y Diana Bonnet y la atención a indagaciones recientes como la de Jorge Augusto Gamboa sobre el cacicazgo muisca, le permiten al lector entablar una suerte de discusión enriquecedora con el libro a medida que avanza la lectura. Tal discusión es posible gracias a robustos corpus de citas en los que Mejía comenta ampliamente los trabajos que consultó para llevar a cabo el suyo. Estas secciones del libro muestran de manera generosa la tras escena de un arduo proceso de investigación.

5La obra de Mejía está estructurada en cuatro partes, cada una compuesta de una serie de capítulos que en total completan veinte : I) La ciudad en ciernes, II) La ciudad principal, III) La ciudad construida y IV) La ciudad habitada. La primera parte consta de seis capítulos y se ocupa de reconstruir cronológicamente los sucesos que tienen lugar entre 1525, con la fundación de Santa Marta, y 1539, año en el cual quedó establecida una red de ciudades conformada por Santafé, Velez y Tunja. La segunda parte, divida en cinco capítulos, reconstruye el poblamiento de Santafé entre 1539 y 1604, así como su transformación en una entidad política cada vez más significativa con respecto al territorio de El Reino, en el que estaba inscrita. La tercera parte, que cuenta con cinco capítulos, indaga en torno a la estructura física y social de la ciudad : sus tres plazas y la presencia de las órdenes religiosas en el espacio urbano ; las dimensiones de los terrenos privados y sus posteriores subdivisiones que permitieron una densificación inicial de la ciudad ; los equipamientos que hacían posible la supervivencia y la reproducción del sistema de valores hispánico ; y finalmente la organización y distribución de la población española e indígena en parroquias y barrios. La cuarta parte, divida en cuatro capítulos, rastrea diferentes aspectos de la vida cotidiana en Santafé : las relaciones y conflictos entre los pobladores debido a sus diferencias étnicas o a su forma de habitar la ciudad (ser vecino o estar de paso) ; las funciones de las instituciones políticas a partir de los tres cuerpos de autoridad que coexistieron en ella ; las prácticas fiscales mediante de las cuales la administración de la ciudad se aprovisionó de recursos para su sostenimiento ; y por último la forma en que los españoles hicieron de la casa el espacio vital por excelencia.

6Esta división que estructura el libro aporta claridad con respecto a procesos históricos que de otra forma resultarían difíciles de comprender. Un ejemplo de ello tiene que ver con el orden en que Mejía reconstruye a lo largo del libro las diferentes etapas que constituyen a la ciudad como una entidad socio-política que cada vez adquiere mayor complejidad e importancia ; una etapa inicial que tiene que ver con las diferentes dinámicas de poblamiento que van desde la ocupación y la fundación militar hasta el establecimiento oficial no solo de una, sino de varias ciudades que conforman una red de relaciones. Una segunda etapa que consiste en indagar la manera en que Santafé adquiere el título de Ciudad Principal y cómo ello incrementa el conflicto y transforma las relaciones que mantiene con otros tipos de jurisdicción y división del territorio, tales como el Reino, la provincia, el alfoz, los pueblos de indios, etc. Y una última etapa que busca comprender lo que significó “vivir en policía” (la forma inicial de la experiencia civil urbana), y qué tipo de funciones cumplieron los tres cuerpos de autoridad (el cabildo, la Real Audiencia y los poderes religiosos distribuidos entre el arzobispado y las órdenes) en la administración del espacio urbano y su población.

7Sin embargo esta claridad es también un medio para evitar aspectos problemáticos con respecto a las formas en que se legitimó el orden social hispánico en el territorio americano. En relación al análisis de la temporalidad que propone el libro, hacer una separación entre una primera etapa de exploración y conquista (entre 1536 y 1539) y una segunda etapa de consolidación del territorio como una entidad política (entre 1539 y 1604), resulta ser un ejercicio un poco artificioso. A pesar de que Mejía quiere separar estos procesos como si pudiesen enmarcarse en dos períodos sucesivos, lo cierto es que las expediciones conquistadoras continuaron a lo largo del siglo XVI e incluso amenazaron la existencia de la ciudad con el despoblamiento que implicaban, tal como el autor mismo lo menciona (Ibíd. : p.p. 129, 130).

  • 3 En la primera y la segunda parte del libro, las crónicas y cartas de la Corona y los conquistadores (...)

8Así el aspecto teleológico de la primera y la segunda parte del libro, en la que se narra el relato que va desde la llegada de Fernández de Lugo a Santa Marta hasta el regreso de los tres conquistadores a España con el propósito de litigar para obtener el dominio del Nuevo Reino de Granada, nos hace percibir estos acontecimientos históricos como si estuviesen encadenados en un orden que inevitablemente iba dirigido a la consolidación de la ciudad. De forma análoga, la cancelación de esta estructura temporal teleológica en la tercera y la cuarta parte del libro y su reemplazo por una cronología neutra y casi imperceptible, nos hace concebir esta etapa de conformación de la ciudad (a pesar de los variados conflictos mencionados por Mejía) como un ejercicio ordenado y estructurado : como si el desarrollo inicial de la urbe se cumpliera de forma semejante a como se elabora la redacción de un contrato, un testamento o cualquier otro documento jurídico. Es así como las fuentes principales en cada parte del libro3 parecen moldear de manera involuntaria las estructuras de tiempo que maneja el autor.

9Así mismo, en relación con el análisis espacial, considerar en forma independiente las relaciones que la ciudad mantuvo con su entorno (primera y segunda parte), las que desplegó en su interior mediante el reparto y la división de solares (tercera parte), o las que posibilitó en tanto lugar para el desarrollo de la vida familiar en el ámbito de la casa (cuarta parte), también producen un efecto artificial de armonía. Al contrastar el carácter variable de las jurisdicciones territoriales que rodeaban la ciudad, debido a las disposiciones cambiantes de la Corona (Ibíd., p161-168), o a los intereses en conflicto entre los primeros conquistadores, y luego entre los encomenderos y los miembros de la Real Audiencia, resulta discutible el estatus de espacio público y político perfectamente consolidado con que Mejía quiere caracterizar al territorio que actualmente ocupa la Plaza de Bolívar. Bien pudo ser éste el lugar de fundación de la ciudad como trata de probarlo discutiendo con la historiografía precedente (Ibíd. p. 63). Y también es cierto que a partir del módulo espacial que describe la cuadrícula de la plaza un diestro agrimensor dividió ortogonalmente el primer núcleo de la ciudad permitiendo el surgimiento temprano de un mercado de terrenos urbanos. Sin embargo en una época de tanta inestabilidad con respecto a las nociones del espacio geográfico y político, estos indicios difícilmente pueden servir como pruebas definitivas de una conciencia nítida sobre las funciones específicas del centro simbólico de la ciudad.

10De hecho, a pesar de que el autor busca defender la preeminencia de la Plaza Mayor sobre otros espacios de socialización colectiva como la Plaza de las Yerbas posteriormente llamada de San Francisco, las fuentes citadas en su libro dicen lo contrario : ningún proyecto arquitectónico para la catedral prosperó durante Colonia, pues los edificios erigidos se derrumbaron en diferentes oportunidades por su deficiente construcción. El lugar del primer cementerio de pobres lo ocupó el espacio que hoy se conoce como el altozano de la catedral ; un vecino “quejoso consideró que no era apropiado tener la fuente de agua junto al lugar donde se ajusticiaban las personas, en particular los indios…” (Ibíd. p. 207). Es más probable que este espacio de escenificación del terror, así como de algunas fiestas y ceremonias, tuviera connotaciones simbólicas menos significativas que el lugar en el que se asentaron los franciscanos y se erigieron tres de los primeros templos religiosos con que contó Santafé. De hecho fue alrededor de la plaza de San Francisco donde Gonzalo Jiménez de Quesada y su hermano Hernán Perez se hicieron a algunos solares e incluso al parecer el primero de ellos construyó una de sus viviendas (Ibíd. p. 210).

11Finalmente con respecto a los sujetos que pone en escena el libro se pueden hacer algunos comentarios. En la primera y la segunda parte de la investigación se presenta un empobrecimiento significativo con respecto a algunas de las fuentes más significativas de la historia temprana de Bogotá escritas en décadas anteriores. Es una lástima que Mejía no hubiese ampliado lo que con rigor Juan Friede alcanzó a indagar en torno a la condición social de Jiménez de Quesada y de Nicolás de Federmán en su libro La Invasión al país de los chibchas o en sus biografías sobre ambos conquistadores. Así mismo tampoco tuvo en cuenta los aportes que Carlos Martínez hizo a la caracterización de Sebastián de Belalcázar en su libro Reseña urbanística sobre la fundación de Santafé en el Nuevo Reino de Granada. Y ello a pesar de citar a ambos autores.

12Ir un paso más allá de Friede en este aspecto hubiese implicado seguir trabajando en las nociones de espacio con que los conquistadores recorrieron parte del continente o preguntarse con mayor agudeza e imaginación histórica por el sentido social y no solamente económico de las deudas que tenían con quienes patrocinaron sus empresas. Si bien Mejía menciona de manera recurrente estas deudas que asediaban a los expedicionarios, no resuelve con claridad las formas en que fueron amortizadas, aspecto que resultaría central para entender el horizonte de expectativas y el espacio de experiencia de estos pobladores españoles de América.

13En lugar de afrontar alguno de estos problemas que deberían ser centrales en la investigación, prima una historia que solo observa desde la exterioridad la expedición de Jiménez de Quesada, y que le dedica mucho menos espacio a las rutas de las otras gestas de conquistadores. Tal decisión no solamente empobrece la reconstrucción social de estos grupos, sino que además le resta complejidad al papel que los indígenas tuvieron en este proceso. Tan solo basta un poco de perspicacia y riesgo en la intuición para adivinar que si tres empresas conquistadoras confluyeron en el territorio que los historiadores han denominado muisca, los indígenas que acompañaban las huestes, así como las comunidades que los recibieron ya fuera combatiendo o de manera hospitalaria, tuvieron mucho que ver en el encuentro que hizo posible el surgimiento de Santafé.

  • 4 Mejía recurre a los cronistas de indias, a Juan de Castellanos y a José Manuel Groot en la primera (...)

14El no reconocimiento del papel activo de los indígenas en el proceso de consolidación de las primeras ciudades de El Reino es una constante que se refuerza a lo largo del libro. A pesar del alto número de población nativa que el autor calcula a partir de las fuentes (a finales del siglo XVI Santafé contaba con una población de 19.161 indios tributarios (Ibíd. p. 319)) y de algunos documentos que confirman su participación en la vida urbana (como se rastrea en los testamentos recogidos por Pablo Rodríguez citados por Mejía) las representaciones mediante las cuales el autor reconstruye la presencia y las acciones de este grupo social en la vida de la ciudad, los transforman en sujetos pasivos o incluso en objetos de un engaño mediante el cual hicieron cumplir una voluntad ajena. Ello tiene que ver con una apropiación acrítica de textos coloniales y de historiadores de los siglos XIX y XX4, para hacer una caracterización que termina por perpetuar el imaginario colectivo a partir del cual aún hoy comúnmente se piensa este proceso histórico : aquel que mediante una retórica visual implacable, Pedro Alcántara Quijano plasmó en sus pinturas.

Haut de page

Notes

1 CHARTIER, R. (2007) La historia o la lectura del tiempo. Gedisa. Barcelona Pág. 39

2 Este concepto que Mejía toma de Jaques Aprile y de Manuel Lucena Giraldo, es empleado desde el preámbulo de su libro, para caracterizar el proceso de ocupación y poblamiento urbano de la sociedad española en América, como un proceso en alto grado homogéneo. (Mejía, 2012, p.p. 90, 91)

3 En la primera y la segunda parte del libro, las crónicas y cartas de la Corona y los conquistadores ; en la tercera y la cuarta parte, las actas del cabildo, los testamentos, las transacciones etc.

4 Mejía recurre a los cronistas de indias, a Juan de Castellanos y a José Manuel Groot en la primera parte de su libro para caracterizar a los muiscas y a pesar de citarlo ampliamente, no logra incluir el trabajo de Gamboa sobre el cacicazgo muisca como una parte integral de su trabajo. Posteriormente en el último capítulo de su libro cita de segunda mano las reflexiones de Mario Buschiazzo para hacer la afirmación tajante de una “total ausencia del espacio interior entre los nativos” Ibíd. p. 335).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Daniel García, « Germán Mejía, La ciudad de los conquistadores 1536-1604 », Amerika [En ligne], 10 | 2014, mis en ligne le 28 juin 2014, consulté le 27 avril 2017. URL : http://amerika.revues.org/4925

Haut de page

Auteur

Daniel García

Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org