Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Littérature

Elsa Drucaroff, Los prisioneros de la torre. Política, relatos y jóvenes en la postdictadura

Buenos Aires, Emecé, 2011, 530 páginas
Amelia Royo
Référence(s) :

Elsa Drucaroff, Los prisioneros de la torre. Política, relatos y jóvenes en la postdictadura, Buenos Aires, Emecé, 2011, 530 páginas

Texte intégral

1El subtítulo de este nuevo libro de la autora crítica argentina, también novelista, lo dice casi todo, sin embargo hace falta precisar que el libro se ocupa de la narrativa reciente, el rastreo abarca de 1990 a 2007. En la introducción Drucaroff se confiesa deudora de sus estudiantes de la Universidad de Buenos Aires quienes le instalaron la curiosidad por asomarse a los libros producidos en la década previa a 2004 : “(…) nuestras obligatorias diferencias [con voces roqueras,´chabonas´, marginales y travestis] de perspectiva vital e histórica construyeron un diálogo audaz con preguntas nuevas que estimulaban mi hambre por seguir leyendo” (pg. 13).

2Esa producción da cuenta de una variedad escrituraria muy tentadora por tratarse de voces ajenas al circuito universitario, ámbito del que emerge gran parte de la promoción de autores editados en los primeros años de la década del noventa. El grueso volumen sobre la nueva narrativa argentina (NNA) abarca trece capítulos y define el trabajo crítico, en este caso como actividad de riesgo porque no se alimenta sólo de literatura. El relevamiento de textos publicados a lo largo de más de quince años le permite a la ensayista cuestionar un criterio generacional ortodoxo, en la afirmación de que “Cada generación es entonces un resumen del pasado, está hecha de ese pasado” (pg. 34).

3La metáfora orteguiana de la torre humana cuya estructura les da un privilegio a los que ascienden, pero los condena porque permanecen prisioneros de los que soportan el peso, es el origen del sugerente título del libro - Los prisioneros de la torre-enigma que se descifra hacia las páginas 34-35. Para dar cuenta de la existencia de una NNA este ensayo polemiza con declaraciones de editores y críticos que arriesgan generalizaciones del tipo de las que niegan una novela postdictadura. Destacar el ninguneo que exhibe David Viñas de la escritura joven le da pie a la ensayista para sistematizar, así esta escritura joven se caracteriza por : 1.Rebeldía ; 2.Culpa ; 3. Dónde está lo nuevo.

4Imposible abarcar aquí todos los capítulos como tales, pero vale la pena rescatar lo sugerente de algunos títulos como por ejemplo :“El oscuro parto de la NNA” ( Cap.3, pg. 100) ó “ Discutiendo con Sarlo” (Cap. 5) ; en el primero de ellos la autora vuelve sobre Historia argentina de Rodrigo Fresán, texto de 1991 que anticipa páginas atrás, aquí lo define como un libro que tematiza la dictadura y en el que se mezcla todo “con alegría postmoderna”, es decir la historia fáctica con la cultura de masas, las costumbres de la moral burguesa con la perversidad de la tortura , etc. Si la conclusión de nuestra crítica sobre Fresán expresa : “es innegable que en Historia argentina hay un principio, una obra capaz de construir nuevos lectores” es porque allí arranca lo que será la Nueva Narrativa Argentina, aquí constreñida a NNA (como si fuera la sigla de un equipo yankee de balón cesto).

5En este contexto la libertad expresiva de Fresán tiene antecedentes en César Aira cuya obra se extiende entre 1975 y 2004, sólo si consideramos La villa como el último, pero el autor no saca los pies del plato en lo que a la dictadura se refiere (al menos de manera explícita), ni al tema político contemporáneo en general. Se puede aventurar que todo el Capítulo 3 ( El oscuro parto de la NNA) pivotea entre la narrativa de Fresán y otros contemporáneos como Gamerro, Caparrós, Pauls, Guebel.

6El hecho de que Fresán haya sido seis meses bestseller lo sitúa en la encrucijada literatura-mercado ; a juicio de Drucaroff algunos críticos como Silvia Saítta condenan a Fresan al betsellerismo y en ello incurre en el mismo error de David Viñas quien abre juicio sobre el descompromiso de la generación dando pie a que se infiera su falta de lectura de la NNA. No se pueden obviar las menciones a la Biblioteca del Sur del Grupo Editorial Planeta como factotum de la visibilidad de Fogwill, Gandolfo, Dalmasetto, Saccomano, Lanata, Forn, autores que preceden al periodo privilegiado en Los prisioneros de la torre. Tanto la revista Babel como la editorial Biblioteca del Sur son elementos que costituyen las condiciones de producción de los autores que focaliza el libro aquí reseñado.

7Así como discute con David Viñas y con Silvia Saítta, la autora que nos ocupa elegirá otro nombre de la academia (y de la prensa) para debatir criterios desvalorizantes de la novela joven, se trata esta vez de Beatriz Sarlo. La conocida directora de la revista Punto de vista, y hoy (2012) figura mediática (a propósito de constituir oposición al gobierno que intenta neutralizar los massmedia monopólicos, con una prensa programáticamente adicta) es vapuleada de manera ostensible en este ensayo, se le cuestionan los juicios apresurados sobre la escritura insustancial de los ´80, y más aún la que sucede a esa década. A través del recurso de la pregunta retórica Elsa Drucaroff introduce y desarrolla sus diferencias con Sarlo : “¿ Nuestra crítica cree realmente que en 1980 la gente ´no sabía´ lo que había ocurrido y la literatura, por eso, representaba el tema para informar ?” (219). Con esta y otras ironías la apologética de la NNA remata afirmando : “Sarlo hace sistemáticamente crítica ´patovica´, la que tiene como objetivo subir o bajar el pulgar a los libros y se autootorga el monopolio del poder de administrar los privilegios llamados prestigio y distinción” (220).

8En este segmento del libro la palabra crítica parece empeñada en defenestrar a Sarlo a propósito de lugares comunes como : habiendo sido la docente que inició a varias generaciones en líneas teóricas como las de Bajtin y R. Williams ¿ puede ahora ignora la significación de la narrativa que ausculta la realidad social, la mirada intelectual de la postdictadura y de la debacle del 2001 ? La reflexión que impone este discurso polémico sobre el modo de leer de la maestra parece responder al mismo principio : si la crítica displicente de la autora de Escritos sobre literatura argentina (2006) descalifica a los autores de la década del ´90 y lo que va del siglo XXI, y merece esta diatriba de Drucaroff ¿ no será que ella se ensaña con Sarlo buscando el mismo efecto en nosotros como lectores de su libro ?

  • 1  Nuestro “pegarle” y “garpa” (en un guiño paródico) responde al léxico usado deliberadamente por Dr (...)

9Todos los consumidores de TV en el formato de programas políticos contrarios al kirshnerismo sabemos que pegarle a Sarlo <garpa>. No sería extraño, consecuentemente, que el efecto buscado sea ganar lectores a través del mismo gesto patovica que se critica en Beatriz Sarlo1. Discutir ensañadamente con la autora crítica nos parece un gesto tan autoritario como homologar socialmente a crítico y autor literario (Sarlo = Aira), y defenestar a ambos, en nombre del supuesto valor óptimo de otras escrituras resuena a defensa paródica de las mismas.

10Queda demostrado en este libro que la autora ha capitalizado su experiencia en seminarios dedicados a la narrativa reciente, que su diálogo con los consumidores jóvenes de una literatura hiper comprometida con los problemas de la postdictadura le permitieron ratificar lo que ella leyó de manera sistemática en un corpus amplio, pero que puede proyectar aquí en un espectro mayor. Anotamos a modo de ejemplo : Gamerro, Fogwil, Caparrós, Cohen, Figueras, Cucurto, Newman, Pauls, entre muchísimos más.

11El libro que nos ocupa es rico en información, apela a cuestiones teóricas con la frecuencia que permite un panorama excesivamente amplio ; fluctúa a menudo entre los nuevos y los autores canónicos como Arlt, Borges, Cortázar, Piglia, Saer (por nombrar sólo un puñado). Si hemos de destacar méritos se puede ponderar la estrategia de epigrafiar los capítulos y parágrafos con poesía contemporánea al macro corpus trabajado, aporte que acompaña eficientemente el acceso a los textos. Los subtítulos en los distintos capítulos tienen la impronta de una sugerencia casi irresistible : “No hay muerte de las utopías, hay muerte de las certezas”, reza el Cap. 7 (pg. 282).

12Se podría agregar (coyunturalmente habida cuenta de que leemos en abril de 2012) que es este un libro muy alegórico a la frustrada gesta de Malvinas, episodio imborrable en la historia argentina reciente y del que hay un correlato interesante en la literatura y en el cine. A este respecto se comentan libros de Carlos Gamerro, de Marcos Herrera y, por supuesto, de Rodolfo Fogwil.

13Volviendo al registro evaluativo cabe reconocer la importancia de este trabajo de Drucaroff, si bien lo calificamos como desparejo y tendencioso, no es por ello prescindible. Su mayor mérito es la sistematicidad que aporta respecto de las generaciones atendiendo a los hitos históricos del ´73 a esta parte : en pgs. 179 se desarrolla un cuadro que permite visualizar edades de los escritores en relación con hitos como la guerra de Malvinas o el estallido socio-político de 2001. Asimismo en pgs. 211 a 215 aparece un largo listado de autores, que por sus fechas de nacimiento se enrolan en primera o segunda generación.

14El ensayo constituye un aporte real para futuras investigaciones puntuales. La prosa se mueve con la libertad del género, es el ensayo el que permite ser indócil en las iniciativas y, hasta parricita en la desacreditación de antecedentes del ensayo crítico. David Viñas ya no está para ejercer el derecho a réplica, pero la autora tuvo el buen gusto de consignar una addenda aludiendo a su fallecimiento al tiempo de expresar que “este ensayo lo honra y lo discute, lo sigue y lo reprocha…” (pg. 16).

Haut de page

Notes

1  Nuestro “pegarle” y “garpa” (en un guiño paródico) responde al léxico usado deliberadamente por Drucaroff cuando define a la crítica impiadosa como “patovica”. Colegimos que en su opción por el ensayo se permite acomodar el lenguaje al registro de muchos de los textos narrativos que considera ácidos, posmodernos y audaces en las jergas callejeras.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Amelia Royo, « Elsa Drucaroff, Los prisioneros de la torre. Política, relatos y jóvenes en la postdictadura », Amerika [En ligne], 6 | 2012, mis en ligne le 21 juin 2012, consulté le 25 juillet 2014. URL : http://amerika.revues.org/2959

Haut de page

Auteur

Amelia Royo

Universidad Nacional de Salta (Argentina)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Lira - Université de Rennes 2
  • Les cahiers de Revues.org