Navigation – Plan du site
Comptes-rendus

Liliana Lukin, Obra reunida (1978-2008)

Buenos Aires, ediciones del Dock, 2009
Alicia Silva Rey
Référence(s) :

Liliana Lukin, Obra reunida (1978-2008), Buenos Aires, ediciones del Dock, 2009

Texte intégral

Obra reunida (1978-2008)Afficher l’image
Crédits : Ediciones del Dock, Buenos Aires

1La Obra reunida de Liliana Lukin, me provoca la emoción y la alegría de encontrar en ella los poemas que yo misma hubiera elegido y el darme cuenta de que estuve leyendo sus libros, cada uno de ellos, a lo largo de treinta años, para no dejar de aprender a leer poesía. Placeres de la relectura que nos ofrece esta poética única reconocible al oído, reconocible incluso visualmente por la estética propuesta en la edición de sus libros, 10 en total, ahora reiterada en la de su preciosa Obra reunida que estamos presentando.

2En su lectura de Cortar por lo sano, Nicolás Rosa se refirió a la instauración en este libro de cierta física del cuerpo. « La física del cuerpo que aquí se instaura no es una física mecánica, extensible, es una física altamente molecular, discontinua y desagregada… », dijo. Podría retomarse esta descripción pero atribuyéndola a la física del texto en Liliana y a sus modos de significar. (Y superponiendo cuerpo y texto, se estaría advirtiendo la particular articulación, que ella logra, del cuerpo en el lenguaje y, yendo aún más lejos, la articulación, buscada, entre cuerpo y concepto). Se trataría, además, de una física del texto para (o en funciónde) una física del sentido porque, en ese caso, el ritmo anudaría los sentidos atribuibles (recordemos la manera de cortar los versos, los encabalgamientos que permiten intersectar sentidos y sonidos, el juego espacial). Una poética cuya ficción, cuya dicción, conseguiría recuperar del habla, aquello que enlaza a quien escribe con quien lee.

cuando leo mi querida sé una cosa

pero no más sé de mí que quien me sos

Una mano miente y la otra

borra las palabras

3es el comienzo del primer poema que incluye la antología y corresponde a Abracadabra, primer libro publicado por Liliana. Este poema inaugura el resto de la producción, prefigurando, como decía, un modo de significar que interactúa de manera creciente en cada nuevo libro - además de los epígrafes que integran la materia textual-, con otros lenguajes como los de la pintura, la fotografía, el grabado.

4En cada estación de esta escritura puede oírse lo que se pierde o se abandona al tiempo de que es escrito. Un desposeimiento omnívoro del sujeto que el texto exhuma :

y ya nunca será suficiente

todo esto decir haber escrito

hace alguna pulpa en la mañana?

¿y si no hay nadie?

5se dice en Carne de tesoro. Y en Teatro de operaciones, último libro publicado por Liliana, se dice aún más :

Animal del templo de la voz, caligrafía

oral, reino de lo inútil :

6En el templo o teatro de la voz es que se revelaría esta caligrafía, manifestada o expuesta para develar lo que subyace a la literalidad de todo significante. Porque sería ahí, en ese templo o teatro, que esta voz, caligráfica, declararía la insuficiencia del signo :

Y ya nunca será suficiente / todo esto decir haber escrito

Carne de tesoro

Haber escrito: desde el cuerpo, en la vigilia de

« escuchar el secreto de lo otro »,

7se dice en Cartas, donde la escritura posaría contra el significado literal de los conceptos, de los supuestos, en tanto la que escribe lo haría para restablecer y confirmar la corporalidad en el lenguaje. Pero antes, cuando los cuerpos habían sido violentamente escamoteados, ella debió escribir aquello en carne viva del lenguaje que, al operar como reiteración de lo perdido, multiplicaría y perpetuaría ese hueco, esa « ausencia/ de palabra (de cuerpo) » , como se dice en Carne de tesoro. (p. 146).

Por eso,

él pronunciaba y yo recuerdo

y ésta es la cuestión de la muerte (en Cortar por lo sano).

8Con el devenir en el tiempo de esta escritura, el conocimiento del horror se deslizaría : por la ironía y el humor – como en Cartas – ; por la ironía y el dolor – como en retórica erótica –, hacia la aceptación, plena, de la insuficiencia de lo real.

¿ detrás de una puerta te quedarías sola

y si cerraras una puerta te quedarías afuera ?

yo le escribo y me pregunto si al repartirse

como el pan masticada y nutricia

una no está en boca de todos que es el mejor lugar

9Del desposeimiento voraz, a una ingesta donde lo escrito puede partirse y darse como el pan boca a boca, en la lengua que se habla.

En tanto el cuerpo y la palabra son uno

para ella: dice dolor, y no puede

soportarlo y amor dice y se le hace

agua la boca,

10leemos en retórica erótica.

11Hacerse agua la boca implicaría, como en Construcción comparativa, gustar ahí una escritura donde se pudiera actualizar el fantasma de comer y ser comido. Una lengua pronunciada desde lo otro femenino – « ella/lo que digo » – en un decir predominantemente rítmico cuya prosodia, la de una voz hambrienta, iría simultáneamente construyendo y restando « la carne sorda o muda/de lo amante », (Construcción comparativa, pág. 320).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alicia Silva Rey, « Liliana Lukin, Obra reunida (1978-2008) », Amerika [En ligne], 5 | 2011, mis en ligne le 20 décembre 2011, consulté le 01 mai 2017. URL : http://amerika.revues.org/2732

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org