Navigation – Plan du site
Comptes-rendus

Claudia Piñeiro, Elena sabe

Buenos Aires, Alfaguara, 2007, 173 pp. [Elena et le roi detroné, trad. Claude Bleton, Actes Sud, París, 2011]
Héctor Fernando Vizcarra
Référence(s) :

Claudia Piñeiro, Elena sabe, Buenos Aires, Alfaguara, 2007, 173 pp. [Elena et le roi detroné, trad. Claude Bleton, Actes Sud, París, 2011]

Texte intégral

1La puta, el rey y la detective sin cuerpo

2Claudia Piñeiro :

3Nació en Burzaco, muy cerca de Buenos Aires, en 1960. Primera novela : Las viudas de los jueves, 2005, Premio Clarín, de la cual se hizo una película con el mismo nombre. Además de novela, ha escrito literatura para niños, obras de teatro y guiones televisivos. En el marco del festival Bellas Latinas, el Laboratorio de Investigaciones sobre las Américas (LIRA), de la Universidad de Rennes 2, presentó su novela Elena sabe, recientemente traducida al francés bajo el título Elena et le roi detroné.

4Elena es un cadáver caminante, impaciente, babeante. Su jornada no está dividida por horas de sesenta minutos sino por las cuatro pastillas de levodopa distribuidas en cada día de su vida. Su cerebro, que alguna vez gobernara los movimientos de su cuerpo, es ahora un rey que apenas se va dando cuenta de que ha sido destronado. La convicción de Elena jamás tiembla, a pesar de que sufre Parkinson. Porque el suyo es especial, le dice el doctor, es un Parkinson Plus, un Parkinson distinto al que comúnmente conocemos, una enfermedad que, en lugar de explotar, le hace implosión de cabeza a pies, la deja desenchufada, como a un muñeco inflable al que se le suelta la válvula, como una gelatina puesta al lado del fuego. Esa enfermedad es la puta que derroca al gobernante y se apropia de su cuerpo de manera progresiva. La puta enfermedad puta, como ella la nombra una y otra vez, y a la que solamente puede atajar por los instantes que el medicamento se lo permita, si es que Elena consigue deglutir la pastilla. Pero, como hemos dicho, la convicción no le tiembla.

5En la policía le han dicho que su hija se suicidó colgándose dentro de la iglesia del barrio. Elena sabe que no es verdad, porque Rita nunca se acercaría a la iglesia mientras hubiera lluvia, y esa noche, Elena sabe, los relámpagos estaban al acecho. Sin embargo, lo único que cayó aquella noche fue el cuerpo de su hija, la sola persona que podía cuidarla como se cuida a un bebé maltrecho y arrugado, incapaz de contener fluidos y desechos corporales, incapaz de levantarse por sí mismo de una silla o de su cama. Elena sabe que alguien le arrebató a su hija, a su primera y última protectora, aunque el inspector y cada uno de los miembros de la policía argentina intentaran convencerla de otra cosa. Y a Elena no le queda más que transformarse en detective privado. Detective privado del control sobre su propio cuerpo.

6En Las viudas de los jueves, novela aparecida en 2005, Claudia Piñeiro satiriza a la clase alta de Buenos Aires de finales del siglo veinte y principios del veintiuno. Sus personajes habitan los Altos de la Cascada, y comparten una particularidad : están voluntariamente encerrados en un paraíso prefabricado, protegido de las peligrosas villas de la periferia bonaerense, metidos en un lugar donde su mirada no puede cruzarse con las amenazas del exterior. La protagonista de Elena sabe, por el contrario, debe recorrer kilómetros desde los suburbios hasta la capital argentina por sí sola, en tren, sin mucho dinero y, no hay que olvidarlo, con Parkinson Plus. En su papel de detective forzado por las circunstancias, Elena intenta hacer memoria de lo ocurrido en el pasado, algo que pueda ofrecerle indicios sobre la muerte de su hija : un gesto inoportuno, un pretendiente rechazado, un amigo incómodo tal vez. Para ello, se transporta con su memoria como no le es posible hacerlo con el cuerpo. Sin embargo, su peor condena no es la enfermedad que la tiene encerrada y le enajena piernas, brazos, músculos faciales, sino permanecer lúcida y consciente allá dentro, atestiguando con impotencia la degeneración física del cuerpo que le está siendo arrebatado. Eso es, en efecto, su peor condena, pero también, paradójicamente, la única herramienta que tiene para hallar las circunstancias alrededor de la muerte de Rita.

7En la literatura de detectives, el investigador está destinado a hallar al culpable de un delito, casi siempre un asesinato. El detective entra al cuarto cerrado, examina el cadáver, recoge pistas, identifica al culpable, le tiende una trampa y en unas cuantas horas lo recibe en su aposento, tranquilamente. Tanta es la sorpresa del asesino que ni siquiera se le ocurre escapar o negar la muerte que se le imputa. Sólo atina a decir : “ Pero, cómo supo usted todo eso, señor detective ”. Y luego viene la explicación, el triunfo de la razón frente a la temible sinrazón. El lector puede entonces cerrar el libro, ir por la calle a hacer sus compras y ver por televisión las noticias sobre crisis económicas en cada rincón el mundo, y entonces se pregunta : “ ¿ Por qué no hay un Sherlock Holmes de la política o de la economía ? ”. Lo sabemos bien : al detective clásico de la literatura nada se le escapa, pues no hay embrollo alguno que se resista al buen uso de la razón, nos han dicho. No obstante, de un tiempo para acá, también nos han dicho que eso es falso, que la razón no puede controlarlo todo, que hay límites ante los cuales le es imposible hallar respuesta. El progreso, pues, para nosotros, ya no es un estado superior casi mítico, sino una ilusión en evidente desuso que, en todo caso, nos provoca ternura. ¿ Cómo podría Elena, la protagonista de esta novela, vencer las vicisitudes de una pesquisa detectivesca si batalla incluso para ponerse las mangas de su suéter ? En términos de edad, Elena bien puede ser abuela. No obstante, cuando se cruza con desconocidos y estos le ofrecen ayuda llamándola así, abuela, Elena responde : “ Abuela un carajo ”. Y es que, como dice el escritor alicantino Azorín, " la vejez es la pérdida de la curiosidad ". Elena, pues, como todo detective que se precie, tiene la curiosidad y la voluntad necesarias para intentar destrabar la incógnita con que abre la novela.

8Claudia Piñeiro teje una historia donde tres mujeres viven la maternidad de manera diferente, mostrándonos que, así como existen múltiples masculinidades, el hecho de volverse madre no puede sintetizarse en unas cuantas reglas o instrucciones de cómo serlo. Por todos lados podemos encontrar a la mejor mamá del mundo (según sus propios hijos), y sin embargo todas ellas son, por fuerza, distintas. Cada mujer es madre a su manera, incluso las que no han procreado hijos (un claro ejemplo es Rita, que teme transformarse en la madre de su madre, aunque cuando se ha dado cuenta de ello le es casi imposible dar marcha atrás) ; Elena, por su parte, se convierte en la mejor madre del mundo al dedicar los pocos momentos de control sobre su cuerpo a encontrar la verdad detrás de aquella muerte, ocupando toda su fortaleza y sensibilidad a esa última acción que la llevará a descubrir la parte desconocida de Rita, pues, volviendo a citar a Azorín, " La sensibilidad levanta una barrera que no puede salvar la inteligencia ". Y eso, sin duda, Elena también lo sabe.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Héctor Fernando Vizcarra, « Claudia Piñeiro, Elena sabe », Amerika [En ligne], 5 | 2011, mis en ligne le 20 décembre 2011, consulté le 28 juillet 2017. URL : http://amerika.revues.org/2570

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org