Navigation – Plan du site
Opinion

La política editorial de la Universidad Veracruzana

Agustín del Moral

Texte intégral

  • 1  Ponencia presentada en el marco del seminario del Laboratoire Interdisciplinaire de Recherches sur (...)

EDITOR1

1UNO

Uno de los misterios más interesantes, uno de los fenómenos más apasionantes a la hora de investigar y de destilar una vida, es el misterio de la vocación. Ese instante en el que el pasado, el presente y el futuro son una sola cosa y nos sentimos dueños y autores y, también, ¿ por qué no ?, editores de nuestro destino.

2La vocación entendida como eso que uno dice querer ser —algo que en un principio es una pura fantasía— y que, si hay suerte, se realiza. Y dentro del enmarañado y salvaje bosque de las vocaciones, hay una que siempre me ha resultado tan fascinante como enigmática : la vocación de editor.

3Vocación que es similar, supongo, a la profesión de médium. Un editor es un intermediario entre el fantasma de un escritor y el lector vivo. O entre el lector muerto y el escritor inmortal. Algo así. Una cosa es cierta, innegable : como suele ocurrir con los médiums, existen muy pero muy pocos editores que poseen el don de ver más allá y de contemplar el Más Allá. La mayoría, se sabe, utiliza trucos de luces y de sombras para mentirles a seres más que dispuestos a ser engañados.

4Los buenos editores —los editores auténticos—, en lugar de hablar con los espectros, hablan con los escritores. A menudo hasta son poseídos por ellos y se fingen dominados para, en realidad, orientar mejor al fantasma perdido en ese otro mundo ectoplasmático que es todo libro mientras está siendo escrito, cuando ya existe pero todavía no es sólido, cuando no es materia de este mundo sino material del otro.

5Muy en el fondo, ignoro qué es lo que lleva a estos hombres, por lo demás perfectamente decentes, a perder la razón y a convertirse en médiums, o cuándo deciden ser editores. Tal vez cada caso es distinto, tal vez no hay un secreto sino miles. En lo personal, en un momento dado de mi juventud perdí la razón y decidí que algún día sería uno de ellos. Desde entonces creo haber entendido bien el placer único de dedicarse a invocar libros : ¿ por qué conformarse con ser uno cuando se puede ser varios ? En ese sentido, los editores que nos sabemos lectores no podemos evitar a veces, cuando tenemos entre las manos el manuscrito que irrumpe en nuestras vidas para romper nuestros esquemas, emitir un grito de felicidad : ser editor es asumirse como un súper-lector que, además, goza del raro privilegio de poder intervenir con justicia en la escritura de los otros sin por eso verse obligado a sufrir las agonías del “ no se me ocurre nada ” o “ se me ocurren demasiadas cosas ”.

6DOS

Ya lo dijo Antonio Muñoz Molina : la situación no termina de ser justa, porque a menudo pensamos la literatura como una sucesión de autores. Pero si la historia se contara entera, habría que incluir con igual derecho los nombres de los grandes editores. En nuestro idioma hay varios. Habría que empezar por Juan de la Cuesta, quien supo ver los contundentes e históricos manuscritos de Cervantes y Lope de Vega y, ya que andaban por ahí, los de Tirso de Molina y alguna que otra luminaria del Siglo de Oro. Habría que pasar por los editores e impresores del siglo XIX hispanoamericano que, de México a Argentina, fueron los artífices silenciosos de numerosos procesos que cambiaron para siempre la epidermis social de nuestros países. Y habría que concluir con los Francisco Porrúa (Rayuela, Cien años de soledad), los Daniel Cosío Villegas (fundador del siempre impactante catálogo del Fondo de Cultura Económica), los Carlos Barral, pionero ; las Beatriz de Moura y los Oscar Tusquets, y la heterodoxia de todas y cada una de sus colecciones ; los Jorge Herralde, creador y Dios Padre de la singularísima y legendaria editorial Anagrama. Que cada quien, en fin, ponga aquí el apellido de su editor favorito.

7TRES

Hay un nombre y un apellido que me gustaría recordar aquí. Es el de Sergio Galindo, fundador de la Editorial de la Universidad Veracruzana. Con una revista —La Palabra y el Hombre— y una colección —la colección Ficción—, Galindo se convirtió —estamos a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, en México, o, para ser más precisos, en la provincia mexicana— en una especie de tiburón con la elegancia y la inteligencia de un delfín. Un tiburón que estaba leyendo Moby Dick cuando la mayoría de sus colegas leía… Tiburón. Un eximio animal social y un sensible hombre en lo privado. Un experto a la hora de sintonizar —de observar y de mirar antes de que otros reparen en ello— algo que está en el aire o en el agua para, enseguida, llevarlo a su territorio. Prueba de ello es el catálogo de la Editorial de la UV. En esas aguas hay nombres que con el tiempo se volverían prestigiosos pero que en ese momento eran jóvenes desconocidos, a saber, Gabriel García Márquez, Álvaro Mutis, Elena Garro, Tomás Segovia, Rosario Castellanos, Jaime Sabines, José Revueltas, María Zambrano, Luis Cernuda. Las relaciones entre escritores y editores son y serán (siempre, por género, por definición, por contrato) relaciones peligrosas. Ello no impidió que Galindo fuera una persona muy apreciada por escritores (hubieran formado parte o no de su team) y admirada (a veces a regañadientes) por colegas editores.

8Sergio Pitol, premio Cervantes de literatura y figura muy cercana a la Editorial de la Universidad Veracruzana, lo recuerda así : “ Hay otro aspecto importantísimo en la vida de Sergio Galindo : la creación de una editorial fuera de la ciudad de México que de ninguna manera puede considerarse provinciana. La editorial de la Universidad Veracruzana que creó y dirigió tuvo un formato tipográfico de los mejores, muy alejado de las ediciones charras que caracterizan a la provincia. A eso debemos sumar la importancia de los autores que formaron su catálogo : María Zambrano, José Gaos, Manuel Durán, que publicaron en la Veracruzana sus libros de ensayos. Fue la editorial que publicó por primera vez a Elena Garro, que descubrió a García Márquez, a Álvaro Mutis. Para mi generación fue importantísima. Gran parte de los escritores de mi generación publicaron en la colección Ficción sus primeros libros : Juan García Ponce, Juan Vicente Melo, Vicente Leñero, Elena Poniatowska, José de la Colina. Yo creo que estos hechos dan justa dimensión de lo que fue Sergio Galindo ”. Es decir : Galindo tenía lo que había que tener e hizo la que había que hacer.

9Después de Galindo la Veracuzana ha tenido otros directores de excepción —Juan Vicente Melo, José Luis Rivas, el propio Sergio Pitol—, que tuvieron una visión, editorialmente hablando, muy amplia. Todos hemos considerado a Galindo, sin embargo, como el maestro insuperable, y de una u otra manera seguimos orbitando a su alrededor, felices, humildes o a regañadientes, según sea el caso. Y sí, es cierto : Galindo llegó primero, abrió la puerta, y se puso el sombrero. Y sonrió. Y los libros editados por Galindo siguen ahí. Basta con echarle una ojeada a nuestro catálogo para descubrir la huella de un hombre que vivió y habitó la edición como religión, credo, forma de vida, forma de ser, el alfa y el omega, un mantra y un sutra, el principio, y sobre todo, el fin de todas las cosas.

10CUATRO (Donde se da cuenta de la correspondencia epistolar entre Octavio Paz y Sergio Galindo)

París, a 12 de febrero de 1962
Señor Sergio Galindo, Universidad Veracruzana, Xalapa, Veracruz, México

Estimado amigo :

Le envío, según se lo había prometido, el texto [para el libro Magia de la risa]. Espero que a usted le guste y que lo apruebe el señor Alfonso Medellín Zenil [arquéologo, coautor del citado libro]. Por supuesto, recibiré las observaciones que él me haga con el mayor interés. Yo estoy bastante satisfecho con mi trabajo. Y me ha complacido mucho participar en el magnífico esfuerzo que ustedes realizan. Gracias.
Le ruego que al acusarme recibo (ojalá que sea pronto) conteste las preguntas, sugestiones y súplicas que, para mayor comodidad enumero en seguida :
Ante todo, le pido que transmita mi agradecimiento a Medellín Zenil. Su ensayo sobre las caritas es muy sólido, no sólo por su información de primera mano sino por el rigor de sus hipótesis (aunque, en algún punto, no coincida enteramente con él). […] Al agradecerle que me haya dado la ocasión de colaborar con él, me atrevo a hacerle una sugestión : ¿ No serían necesarias unas cuantas páginas, al iniciar el estudio, destinadas a “situar” para el profano, geográfica e históricamente, la civilización (¿ Totonaca ?) del área ? […]
El título : ¿ Qué le parece : Magia de la risa ? Me imagino la objeción de Medellín Zenil : las figuritas son representantes de Xochipilli o su equivalente totonaca pero ¿ no hay poco trecho entre magia y religión ?
¿ En qué forma piensa retribuir la Editorial de la Universidad mi colaboración ? ¿ Un tanto por ciento, o una suma que represente la cesión de mis derechos de autor para la primera edición ? […] Asimismo, le rogaría que me aclarase la parte relativa a las ediciones en lenguas extranjeras y a posteriores ediciones. Y en uno o en otro caso le suplico que me envíe el contrato y los recibos correspondientes.
Tengo entendido que ustedes piensan publicar el libro en inglés y en francés. Mi texto no es fácil. ¿ Puedo recomendarle a dos traductores ?
No sería imposible que alguna editorial francesa (y quizá italiana) se interesase en nuestro libro. ¿ Qué le parece la idea ?
En cualquier caso, le pido autorización tanto para incluir mi texto en un libro de ensayos sobre temas artísticos que preparo cuanto para publicarlo en revistas de lengua extranjera, en forma separada.
Al rogarle de nuevo que salude de mi parte al señor Medellín Zenil y al fotógrafo (¿ quién es ?) lo saludo muy afectuosamente.


Octavio Paz



11CINCO

¿ Y cuál es el legado de Galindo ? ¿ Cuál es la herencia de editores literarios como él ? ¿ Sobreviven sus obras a sus vidas ? No cabe duda de que así sería en un mundo ideal pero… ¿ vivimos en un mundo ideal ? Una cosa está clara : el planeta para el que editaba Galindo y desde el que editaba Galindo ya casi no existe. Los libros que publicó —algunos de los cuales, no está de más recordarlo, supieron ser triunfantes éxitos de ventas— le hablaban a un lector de clase media educada y familiarizado lo mismo con la filosofía y el psicoanálisis que con la literatura y la historia. Digámoslo así : los suyos eran libros para adultos y, hoy por hoy, todo parece indicar que los adultos prefieren el consumo de libros para niños, ya se ocupen de niños brujos o de códigos mesiánicos. Y cada vez se hace más difícil pensar en que cualquier día de estos vaya a surgir un nuevo Galindo (o un editor literario como él), porque Galindo es el distintivo y refinado producto de una forma de entender la edición (y, por ende, una forma de entender la cultura) que ya no existe. Quedan, claro, los libros que publicó. Así que ahora la responsabilidad es nuestra. Porque somos nosotros a quienes corresponde la placentera, compleja y nutritiva tarea de seguir apostando por la calidad editorial y así resistirnos a la hipnótica y cínica placidez de editar libros donde pasan demasiadas cosas para así distraernos del hecho de que no pasa nada ni por ni con esos libros. Si de algo nos alertaron y nos seguirán previniendo las ficciones de los grandes escritores es de los peligros de ser seducidos por la supuesta razón de la ignorancia, escapando así de la tanto más arriesgada y nutricia locura del arte. Cuenta Máximo Gorki, en el prefacio a su biografía de Tolstoi, que durante un encuentro con el escritor, luego de perseguirlo durante meses, el autor de La guerra y la paz le dijo : “Déjame que te cuente una historia… A un hombre sabio le hacen la siguiente pregunta : ‘¿ Cuál es la diferencia entre la ignorancia y la indiferencia ?’ El hombre sabio responde : ‘No sé y no me importa’”. En nuestra modesta empresa editorial intentamos que cada título publicado sepa e importe.

12SEIS

Por razones obvias, es muy probable que no sea yo la persona más idónea para juzgar nuestro presente. Pero como sospecho que muy pocos de los aquí presentes —y espero que me equivoque— conocen nuestro atlas editorial, permítanme presentarles, aunque sea muy brevemente, algunas de nuestras colecciones.

13Ficción : la colección más antigua de la Editorial, la que le dio solidez. Una colección vampiro que se nutre de sangres diversas, sangres de distintas temperaturas, de variadas composiciones químicas —incluso, en ocasiones, de sangres infectadas, ¡Dios nos libre!—. En Ficción han sido publicados autores de gran prestigio junto con otros que no tenían obra publicada en nuestro idioma, y algunos muy jóvenes y, obviamente, “ desconocidos ”. Los criterios de incorporación de obras al catálogo de Ficción son más bien simples : importa la calidad literaria, la elegancia de la expresión, la pertinencia de la obra en el conjunto de la propuesta editorial que llevamos a los lectores, no el carácter conocido o desconocido del autor. Lo que importa es que la obra sea necesaria.

14Biblioteca : Uno de los dilemas que se puede plantear un editor es cómo alternar en su catálogo la ficción y el ensayo —como emblema del área de la no-ficción. Para configurar esta relación, que a mí siempre me ha parecido fundamental, es que nació Biblioteca, también hace ya unos ayeres, a finales de la década de los cincuenta del siglo XX. A veces me ha preguntado algún distribuidor o algún observador editorial el porqué de la persistencia de la Veracruzana en los ensayos, pese a que sus ventas son claramente menores. En mi caso, me he sentido impelido, a veces demasiado a menudo, a seguir enriqueciendo esta colección con aquellos autores o aquellos textos que contribuyan a iluminar nuestros tiempos inciertos, a combatir, aunque sea mínimamente, tanta injusticia que hay, a ampliar y profundizar el ámbito del conocimiento. Y pienso que la Editorial quedaría mutilada sin las aportaciones de la colección Biblioteca.

15La Palabra y el Hombre : Esta revista es el big-bang de la Editorial. En diversas épocas, con profundas metamorfosis en su diseño, con contrariedades y lentitudes, esta publicación es algo así como un emblema de la Universidad Veracruzana. Una revista que busca (y espero que encuentre) ser un espacio intermedio entre la prisa de los diarios y la pausa de los libros. Tiempo que permite reflexionar sobre los acontecimientos del mundo y sus consecuencias. Tiempo que permite separar la paja mediática del grano de auténtico valor cultural. Tiempo que permite situarse más allá del día a día, pero, al mismo tiempo, estar anclado en la realidad, interpretarla y criticarla.

16Y sí, ya me lo han formulado muchas veces : ¿ Tiene algún sentido hacer una revista de estas características en nuestros días, cuando la literatura, el arte y las humanidades, son un asunto minoritario, y el contactador de medios, el showmaster, el videodesigner, etcétera, definen lo que hay que leer, volviendo superflua a la crítica ? Sin duda, pues esta situación tiene algo de exonerante : los escritores pueden quitarse la máscara embellecedora que durante tanto tiempo habían mostrado. Los lectores verdaderos, auténticos, una minoría que no se deja influir por nada, estos lectores hace tiempo que han dejado de conectar con el guiñol de los grandes medios de comunicación. A ellos, tan insatisfechos de nuestro mundo y tan persuadidos de que los instrumentos para cambiarlo no se obtienen más que junto a los instrumentos para comprenderlo, es a los que está dirigida La Palabra y el Hombre.

17La Ciencia y el Hombre : Los individuos de una sociedad democrática necesitan saber más cosas sobre el mundo que los rodea, y algunas de las respuestas más sencillas, poderosas e imaginativas están en la ciencia. De hecho, nunca ha habido una época en la historia de la humanidad en la que alcanzase mayor desarrollo la habilidad para fabricar instrumentos y el conocimiento de la estructura íntima de lo real en todos los campos. En otras palabras, nunca se dio mayor esplendor técnico y científico. Pero tampoco ha habido nunca tantos movimientos ideológicos fundados (o mejor dicho, desfondados) en lo irracional, lo dogmático o lo inverificable. Sobre todo, jamás se dio tal abundancia de partidarios del arrebato intuitivo o la certeza sanguínea. La Ciencia y el Hombre, una de las pocas publicaciones mexicanas dedicadas al quehacer científico, ha tratado de reaccionar, sin furia pero también sin concesiones, contra estos emisarios de la nada.

18Biblioteca del Universitario : Es una de nuestras colecciones más recientes, una colección de clásicos dirigida por Sergio Pitol, es decir por alguien que encarna la figura del súper-lector. Se trata, en igualdad de condiciones, tanto de un proyecto editorial como de un programa educativo, pues el público al que está dirigida la colección está compuesto por los estudiantes de la universidad, como una estrategia de difusión del libro y la lectura. Cuando recién se echó a andar esta colección alguien me dijo que le parecía un error tratar de estimular la lectura entre los jóvenes con “ una herramienta del pasado como el libro ”, que habría que “ encontrar la manera de integrar también internet ”. Qué quieren que les diga. No estoy de acuerdo. En primer lugar, porque no creo que la internet sea una herramienta para la difusión del libro y la lectura. Sí creo que es una herramienta para optimizar el acceso a los contenidos : es la más notable mejora en la relación input/output que haya ocurrido jamás, y ello permite que quien tiene los incentivos adecuados para buscar conocimiento encuentre, con la mejor economía de recursos, las alternativas disponibles. Pero eso no significa que la internet pueda producir lectores. No estoy del todo convencido de que los formatos que actualmente se utilizan para la promoción de la lectura pertenezcan al pasado. Creo que, en general, se piensa que la lectura pertenece al pasado y se actúa en consonancia con esa creencia, es decir, no leyendo. Así que la misión que se impone (y espero que cumpla) la Biblioteca del Universitario se resume en una de las funciones sustantivas de la Universidad : la difusión de la cultura. ¿ Y qué quiere decir eso de difundir la cultura ? Pues simplemente seguir apostando por la filosofía, la literatura, la poesía, el teatro, la historia, el periodismo. Todo ello forma parte integrante de la vida ; se absorbe, se asimila en el organismo. No buscamos formar intelectuales, estetas o eruditos. No, sino abrir la posibilidad de que la cultura universal vuelva a formar parte de nuestra vida, que sea algo que se ingiera, que pase a ser parte de la propia sustancia, que constituya la senda de la liberación y la libertad plenas.

19Sergio Pitol Traductor : Pitol, además de ser uno de los escritores más importantes de nuestra lengua, ha compuesto un laberinto prodigioso de traducciones del inglés, del italiano, del polaco y del ruso, por sólo mencionar cuatro lenguas. Ha logrado modificar el paisaje de nuestra literatura (y, por ende, el de nuestra conciencia) al traducir (“ reimaginar ”, es la palabra preferida por el poeta brasileño Haroldo do Campos) a autores tan diversos como Joseph Conrad, Witold Gombrowicz, Jane Austen, Isaak Bábel, Henry James, Elio Vittorini, Boris Pilniak, Tibor Déry, Kasimierz Brandys, Ronald Firbank y Lu Hsun. De modo que esta colección quiere volver a poner en circulación algunas de esas obras que, desde hace poco más de cuatro décadas, constituyen un referente entre todos aquellos interesados en la narrativa moderna, y forman parte de los libros realmente indispensables en cualquier buena biblioteca.

20SIETE

Hago este repaso con el único objetivo de mostrar la diversidad de intereses que alimentan nuestro catálogo. Al margen de los estereotipos que suelen gobernar nuestros acercamientos al arte y la cultura, nuestra apuesta editorial plantea que su catálogo sea frondoso y sorprendente, sí, pero también estructurado y legible, es decir, con un argumento en el que las tramas y las subtramas se enlacen en armonía y contrapunto. En su más de medio siglo de existencia, la Editorial de la Universidad Veracruzana ilustra, a mi juicio, que la edición universitaria seguirá proliferando en la medida en que sea voluntariosa, privilegie la calidad y la coherencia, avance con un plan bien definido y dialogue sin descanso con el lector. Frente a la explosiva mezcla de comercio global y tecnología que azota al gran mundo editorial, donde todo parece regirse por códigos que poco tienen que ver con elecciones estéticas, algunos piensan —y yo soy uno de ellos— que todavía no hay que despedirse de Gutenberg y que el valor de una empresa editorial, de una empresa cultural, radica no en el éxito de sus títulos, sino en la coherencia de su proyecto, en su capacidad para establecer un sistema de lectura para un grupo de lectores.

21OCHO

A riesgo de parecer localista, he dado un repaso por la historia de la Editorial de la Universidad Veracruzana como una manera de ejemplificar un caso particular —un caso especial ; el caso al que más cercano estoy— de política editorial universitaria en México. A riesgo de generalizar, cierro mi intervención pasando revista a dos o tres de los retos —de siempre y actuales— que enfrentan las editoriales universitarias en México.

22Lo primero que debo decir es que una de las funciones centrales de las universidades públicas mexicanas es la difusión del conocimiento. Acorde con esta función, sus editoriales buscan que sus publicaciones —lo mismo las periódicas, es decir las revistas, que sus títulos en sus diferentes colecciones— , en primera instancia, difundan el conocimiento —lo mismo en el seno de la comunidad universitaria que en el seno de la sociedad en su conjunto.

23Esta función central (la difusión del conocimiento) deja a las editoriales universitarias relativamente al margen del mercado y sus presiones. Esta relativa libertad en su accionar le abre posibilidades que difícilmente contemplan las editoriales privadas. En este 2011, por poner un ejemplo, la Editorial de la Universidad Veracruzana echó a andar una nueva colección : Cuartel de invierno, colección destinada, única y exclusivamente, a la poesía, en tres vertientes : creación, ensayo, y traducción (Oiseaux, de Saint-John Perse, será el tercer título de esta colección). Difícilmente una editorial privada destina una colección a la poesía, un género que, al menos en el mundo editorial hispanoamericano, es considerado como “ poco rentable ”.

24Pero el hecho de que las editoriales universitarias estén relativamente al margen del mercado no quiere decir que no se preocupen por la debida y necesaria distribución de sus títulos, es decir, por la inserción de su producción en los canales comerciales que le aseguren, mínimamente, el cumplimiento de la función central ya mencionada : la difusión del conocimiento. No puedo dejar de reconocer que la distribución es el talón de Aquiles de todas las editoriales universitarias mexicanas. Aun así, en los últimos años se han tomado algunas medidas que, por un lado, le permitan hacer frente a esta asignatura pendiente, y por otro, hacerlo de manera conjunta. Es desde esta perspectiva que desde hace algunos años se creó la Red Nacional al Texto.

25En particular, la Editorial de la Universidad Veracruzana cuenta con un distribuidor nacional, Juan Luis Bonilla, que le asegura la distribución de sus libros en las principales librerías de la capital del país y de las principales ciudades del interior : Guadalajara, Monterrey, etc. Por otra parte, ha llegado a un acuerdo con el Fondo de Cultura Económica, acuerdo que en los últimos años le ha abierto la posibilidad de que sus títulos se encuentren, además de en las librerías que el FCE tiene en la Ciudad de México y en algunas ciudades de provincia, en las filiales del Fondo en España, Colombia, Perú, Chile y América Central, así como en las filiales del mismo Fondo en algunas ciudades de los Estados Unidos.

26Otra asignatura pendiente de las editoriales universitarias es  la edición digital. Esta asignatura pendiente las planta de lleno frente a la cambiante y vertiginosa realidad del mundo actual y a los irrefrenables e impredecibles avances tecnológicos. Pese a sus limitaciones presupuestales, las editoriales universitarias mexicanas comienzan a hacer frente a esta impostergable tarea.

27Coda (Donde se da cuenta de la rica relación que a lo largo de su más de medio siglo de existencia la Editorial de la UV ha establecido con la cultura francesa)

Balzac (Papá Goriot), Maupassant (Bola de sebo y otros cuentos), Rousseau (Emilio), Voltaire (Cándido), Molière (Tartufo o el impostor y El avaro), Jean Genet (Los negros), Pierre Gourou (Los países tropicales), Pierre Gascar (Georges-Louis Leclerc, Conde de Buffon y El reino vegetal), Maurice de Guerin (El cuaderno verde), Georges Perec (El viaje de invierno), Edgar Morin (En torno a Edgar Morin. Argumentos para un método), Claude David (Kafka), Florence Olivier (Carlos Fuentes o la imaginación del otro), Fabienne Bradu (Lospuentes de la traducción. Octavio Paz y la poesía francesa), Jean-Joseph Julaud (Camarón), Annie Cohen (La duramadre), Michael Lowy (Sociología y religión) son, por mencionar apenas unos cuantos, los autores franceses (o de lengua francesa) y los títulos que la Editorial de la UV ha traducido al español y con los cuales ha enriquecido, de excepcional manera, su ya legendario catálogo editorial, al tiempo que ha puesto al alcance del público lector obras de excepcional valor literario, histórico y cultural.

28Con esta relación concluyo y con ello expreso mi sentido y profundo agradecimiento por la generosa invitación de que he sido objeto por parte de las Universidades de Nantes y de Rennes, y el enorme gusto y el gran placer que siento al estar con ustedes y al compartir con ustedes el pan, la sal… y, por supuesto, el vino. Muchas gracias.

Haut de page

Notes

1  Ponencia presentada en el marco del seminario del Laboratoire Interdisciplinaire de Recherches sur les Amériques (LIRA), el 4 de noviembre de 2011.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Agustín del Moral, « La política editorial de la Universidad Veracruzana », Amerika [En ligne], 5 | 2011, mis en ligne le 20 décembre 2011, consulté le 25 novembre 2017. URL : http://amerika.revues.org/2566 ; DOI : 10.4000/amerika.2566

Haut de page

Auteur

Agustín del Moral

Director de la editorial de la Universidad Veracruzana

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org