Navigation – Plan du site
Comptes-rendus

Nicolás Rincón Gille, Los abrazos del río

Bélgica- Colombia, 2010, 72’, color, VOSTF, Video
Andrés Castro Roldán
Référence(s) :

Nicolás Rincón Gille, Los abrazos del río, Bélgica- Colombia, 72’, color, VOSTF, Video

Résumé

Sinopsis :

“ El Mohán vive en el río Magdalena. Le gusta divertirse con los pescadores. También es un gran seductor y es capaz de llevarse a las mujeres más bellas a su palacio dorado en el fondo del río. Pero desde hace un tiempo acá, el Mohán casi no sale a la superficie. Los paramilitares han hecho huir hasta al Diablo. Y el Magdalena no para de llevar muertos en sus entrañas. ”1

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

Colombie
Haut de page

Texte intégral

1Dos siluetas lejanas se mueven en el páramo : la bruma de la mañana cubre casi todo el cuadro. El viento la mueve ligeramente. Los dos personajes aparecen ahora sentados entre frailejones centenarios : son dos indígenas de las tierras altas vestidos como campesinos : vaqueros, botas de caucho y gorras de lana. El primero sopla ligeramente una dulzaina mientras el otro fuma un chino de tabaco. La cámara se mueve ahora hacia una laguna : una mancha plateada de aguas oscuras y cristalinas que se confunde con el gris de la niebla.

2Estas primeras tomas del documental de Nicolás Rincón Gille recuerdan una historia borrada por el cristianismo, cuando los indios de la cordillera subían a estas lagunas heladas para hacer sus ritos antiguos. La memoria persiste sin embargo a través de un sin número de imágenes del agua, que como un poema entrañable, parecen sugerirnos la misteriosa presencia de los desaparecidos. Persiste también, y sobre todo, a través de las voces de los pobladores del río Magdalena, el río grande que corre entre las dos cordilleras andinas por el valle más ancho de Colombia.


3Allí en sus orillas, los habitantes del río recuerdan la existencia del Mohán, un ser misterioso de origen indígena que vive en sus profundidades desde la época en que los españoles sacaban el oro rumbo al atlántico en sus pequeños bergantines. El Mohán sale de las aguas muy de vez en cuando, casi siempre en la noche, para recibir las ofrendas de tabaco y aguardiente que los pescadores siguen dejando en las peñas de algún remanso.

4Rincón Gille trata de captar también lo indecible como en aquel plano totalmente oscuro donde el espectador solo oye el ruido de los truenos y vislumbra por algunos segundos la inmensidad del agua tocada por el relámpago. Filma los torbellinos que forma el río cuando se aprieta en alguna angostura. A través de estos planos se materializa otra historia, macabra y moderna esta vez : 20 años de guerra sucia que apenas ahora terminan, largos años de paramilitarismo, de asesinatos y de masacres, de cuerpos sin vida flotando, muchas veces mutilados, en las aguas del río.

5En vez de filmar este horror, el cineasta nos habla de la ausencia, del silencio con que se resiste. Poco a poco, a medida que avanza, el film va descorriendo su velo poético para darle la palabra a los testigos, haciendo aparecer el llanto de los vivos. Como el lema de la camiseta de un hombre que reza : « Nuestros desaparecidos ¿ Dónde están ? » ; O aquella pareja que se ha dedicado a escribir en fichas de papel, minuciosamente mostradas en un plano cerrado, las decenas de cuerpos anónimos que vienen a parar a orillas del río frente a su casa ; O una barca que sube río arriba con una pancarta gigante a modo de vela. La imagen representa a una magdalena : una mujer indígena en llanto con las manos crispadas sobre el rostro para cubrir su dolor ; O las imágenes que cierran el film de las familias que sostienen, en una inmovilidad hierática, los retratos de sus seres queridos como para subrayar la dignidad de un duelo necesario.

6Muchos de los planos que filma magistralmente Nicolás Rincón Gille son alegorías de un gesto que se empeña en recomponer lo ya destruido, la esperanza imprevisible de un presente capaz de interrumpir la devastación, como en aquella descripción que hace Walter Benjamín del ángel de la historia que ve amontonarse a sus pies, escombro tras escombro, una sola y única catástrofe. De ahí la importancia de la figura del Mohán, leyenda refugio siempre latente en las voces y gestos de los personajes, y de cada una de las imágenes del río que no pueden ser otra cosa mas que abrazos.

7Otras imágenes del film : publicación autorizada por el director.


Haut de page

Notes

1  Sinopsis original de la carátula del DVD Producción : Voa asbl, Bruselas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Andrés Castro Roldán, « Nicolás Rincón Gille, Los abrazos del río », Amerika [En ligne], 5 | 2011, mis en ligne le 20 décembre 2011, consulté le 28 juillet 2017. URL : http://amerika.revues.org/2562

Haut de page

Auteur

Andrés Castro Roldán

Rennes 2 / LIRA / castro.roldan@neuf.fr

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • Les cahiers de Revues.org